ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Tracción a remo por los siete mares

OZ 12 2009 (112)

“¡Vieja, mirá lo que me encontré en la Isla de las Gaviotas!” Cuando sos como Freya, la fuerza, la pasión y la aventura no son suficientes como para enfrentar la incomprensión de algunas esposas.


Por si se te cruzan malas ideas, mirá más abajo cómo la alemana levanta un kayak como si fuera una pluma y pensá los miles de kilómetros que remó como una endemoniada. ¿Te animarías a arriesgar una bofetada que te dejaría la cara en la nuca? Pues bien, no es el caso, lo que es el caso es tener un vistazo de este tipo particular de viaje, reservado a pocos privilegiados, al menos con la intensidad con que viaja Freya Hoffmeister, quien a su paso por Montevideo, fijó residencia en el Club Acal de la Playa Malvín, más por afinidad con la gente de su raza que por episodios como los del acápite. Aunque pudo haberlos, ella se siente mejor con las olas a pocos metros.

.Lo que publicamos lo reseñamos del blog de Ale Rodríguez (ver al final), instructor de kayakismo y canoismo del club malvinense. Porque en Uruguay también se hacen cruceros de larga distancia en kayak y canoa… pero ni remotamente con la vastedad con que los encara esta alemana.

Freya_7DSC_0680
Freya tiene 50 años y aunque curtida por mil soles, no los aparenta. Es una maratonista de los mares, con varios récords en su haber representando a Alemania, su país natal. Sus admiradores la llaman también Freya Shakti, Diosa del Amor a los Mares, o La sin miedo. Es una palista (o kayakista) de océano abierto y sus aventuras no tienen límite, pues termina de darle la vuelta a América del Sur, partiendo de Buenos Aires, arriesgando el frío brutal del Canal de Magallanes, desafiando las tormentas del Pacífico, riéndose de las ballenas asesinas (orcas) y de los tiburones, que en una oportunidad le arrancaron la popa (se salvó a golpes de remo), para llegar hasta el Estrecho de Magallanes donde cruzó el continente y se aventuró en ese Caribe con tanta frecuencia asolado por huracanes, para luego navegar hacia el sur por la costa de Brasil. Siempre sola, aunque a veces despedida por algunos kayakistas que la acompañaron hasta perderla de vista.

Pororoca

Acá tenés a la Pororoca, imprevisible, devastadora, extrañísima en estas latitudes.

.
Freya tiene un blog donde relata sus aventuras… pero no esperes relatos apocalípticos de aventuras aterradoras. Para ella todo eso fue un paseo y apenas si le dedica un párrafo a la Pororoca, un riesgoso y casi único fenómeno marino ya relatado por Magallanes, quien al llegar a la desembocadura del Amazonas y encontrarse con una violenta “pororoca”, estampó en su libro de navegación que la tierra no era redonda como se suponía, sino que tenía la forma de una pera. La sensación que le daba, era la de comenzar a trepar por la parte más empinada de la fruta (http://es.wikipedia.org/wiki/Pororoca). Ella simplemente relata que la ola principal de la pororoca la embistió y arrastró durante 20 minutos, deslizándola vertiginosamente a 15 nudos en plena oscuridad, con el riesgo de golpear en alguna roca.

11070782_10205344469844655_8875071354150544048_n

IMG_2078 (1)11055381_10205334098345374_8752445846452080916_o (1)IMG_2059
De Buenos Aires partió en Setiembre de 2011 y a Buenos Aires habrá llegado en estos días, luego de abandonar el club Acal acompañada por dos kayakistas que le podían seguir el tren. Fue solo hasta el arroyo Pando, donde también la fueron a recibir cuando venía… porque a ella le gusta navegar sola, acompañada solo por las estrellas y acunada por el canto de las gaviotas. Cuando le da la gana, se detiene, porque no está compitiendo por tiempo, solo se está sacando un gusto. Acá lo hizo porque los colegas del Acal la hicieron sentir bien, la recibieron con fiestas, la llevaron a conocer Montevideo, la atiborraron en el Mercado del Puerto y le hicieron un homenaje durante el cual le entregaron un bien ganado trofeo. Tan agasajada se sintió, que sacó a relucir uno de sus dos vestiditos inarrugables del escueto vestuario que guarda en el kayak.

Sk Mag Special Edition 2010Freya_Page_1 cutDK Havkajak Jun 2008 1 Canoe & Kayak May 2010

En Uruguay, fuera del Acal y algún escaso medio de prensa, se le dio muy poca pelota; pero internacionalmente Freya es bien conocida. Mala suerte, si no baila con Tinelli, no existe.

.
No parecía posible que esta mujer en solitario pudiera recorrer 30.000 kilómetros sin auxilio, sin remolque, sin otra tracción que la que le permiten sus brazos. Con ese empuje, o más bien con ese espíritu, le dio la vuelta al terrible Cabo de Hornos peleando con vientos de 60 nudos y con olas de 4 metros de altura. Cuando las cosas se ponían muy feas, encallaba en algún islote y hacía un fueguito, como los patagones de Magallanes, para seguir con las referencias al gran navegante. Cuenta en su blog que tanto o más le costó superar el calor del trópico, donde fue perseguida por nubes de mosquitos y experimentó ardientes erupciones en la piel debidas a la alta temperatura.

IMG_1933

Esto es todo lo que se necesita: un buen kayak de travesía, un traje de neopreno, una carpita (la de ella es un primor) y casi nada más… salvo coraje a un nivel que muy pocos tienen.

Imagen de previsualización de YouTube

Freya te enseña cómo se hace, el resto va por tu cuenta.

.
Freya es una veterana de estas cosas. En el 2007 le dio la vuelta a Islandia en un recorrido de 1.300 kilómetros que completó en 33 días, con un promedio de 65 kilómetros por día. Se superó en Nueva Zelanda Sur, que circunvaló en 2007, completando 2.700 kilómetros en 70 días. Lo de Australia sí que fue una proeza inigualada por nadie, ni mujer ni hombre. Recorrió nada menos que 13.700 kilómetros en 70 dfías, superando en 28 días al palista o kayakista Pablo Caffyn, gracias a que dormía en su kayak sin tocar tierra. Ella le resta mérito a esta particularidad, explicando que no se podía hacer otra cosa en un tramo de 180 kilómetros donde acantilados inaccesibles impiden tocar tierra, al noreste de Australia.

.
Lo más difícil en travesías como estas suele ser la escasez de agua potable y de alimentos, pues en un kayak es muy poco lo que se puede transportar. En cuanto a los riesgos, Freya confiesa que en algún momento le dio bastante miedo la cercanía de esos gigantescos cocodrilos de mar más agresivos que los tiburones, así como verse rodeada por medusas altamente venenosas y de serpientes de mar, también potencialmente mortales.

2
En realidad, nuestra alemana pudo haberse dedicado a lo que quisiera, pero desafiar océanos en kayak es lo que quiere, al menos en estos tiempos. Siempre fue deportista, aunque instigada por sus admiradores se presentó en el concurso de Miss Belleza Alemana y salió tercera. Eran tiempos en que se dedicaba a gimnasia competitiva (8 medallas de oro) y al Body Building (mirá la foto). Como le sobraba tiempo, también hacía paracaidismo (1.500 saltos), deporte en el cual tiene el récord de haber sido la primera mujer que saltó sobre el Polo Norte.

IMG_1917IMG_1865IMG_1771IMG_1965IMG_1700

Vos dirás ¿y qué provecho se saca de un viaje como éste en solitario silencio? Bueno, para ella debe ser importante que una bandada de cisnes busque tu compañía, que dos pajaritos de cabeza roja vengan a mirarte en el arroyo Valizas, que despiertes la curiosidad y la confianza un carpincho y un lobo de mar, o que las vacas dejen de pastar para mirarte pasar. Puede que a vos estas cosas no te interesen, pero para ella hacen la diferencia. Hay muchas maneras de viajar.

.
Para Freya, sin embargo, su mejor hazaña fue haber tenido un hijo ahora de 18 años que le aguanta ese espíritu aventurero y le ayuda a cuidar sus negocios; porque además de esas hazañas y desde hace 28 años, es una mujer de empresa con siete cafés/heladerías, un bistró bar de ensaladas y una tienda de Navidad.

.
¿Bordado a mano? No, bordado a mano nunca hizo, no se puede abarcar todo.

.
Guillermo Pérez Rossel

http://freyahoffmeister.com/freyas-blog/
http://ar-kayaking-uy.blogspot.com/ (imagenes en Montevideo)
http://ale-rodriguez.webnode.com.uy

http://en.wikipedia.org/wiki/Freya_Hoffmeister

IMG_1990

En Uruguay dejaste muchos amigos y admiradores, querida Freya. Volvé cuando puedas.