ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Carcassonne y los misterios de la maldad

291410-svetik

Un viaje a la herejía en medio de los más bellos castillos, paisajes y viñedos.

Uno ve ahora las matanzas que genera el fanatismo religioso musulmán (con el agregado de la geopolítica del petróleo) y piensa que eso no es posible en este precioso mundo occidental en que vivimos. Sin embargo, no hace tanto tiempo que el fanatismo nazi asesinó a millones de personas y, si retrocedemos ocho siglos, nos encontramos con la cruzada contra los cátaros o albigenses, que fue un derroche de crueldad por una cuestión de doctrina.

Carcassonne-castillo

Desde que Dan Brown recopiló en su Código da Vinci montones de informaciones poco transitadas y leyendas improbables, los caballeros templarios, los masones y muy especialmente las “herejías” cátaras vinculadas a María Magdalena, San Juan Bautista, etc., toda esta región entró en esfervescencia turística. Tuvieron que esperar todo este tiempo para que se pudiera hablar de esas cosas sin que te quemaran vivo, demostrando que el fuego es un argumento concluyente a falta de mejores pruebas.  Tampoco te pongas en árbitro de nada; mirá que ahora es fácil compadecer a los cátaros porque perdieron, pero si hubieran ganado no te extrañe que también hubieran encendido fogatas, porque eran otros tiempos y no los podés juzgar con ocho siglos más de experiencia. La tolerancia es un bien preciado, pero esquivo.

Imagen de previsualización de YouTube

Carcassonne a vuelo de drone, algo de no creer

Imagen de previsualización de YouTube

Carcassone a pie, la caminata de tu vida

page_52011_0713carcassonne0051

Andá mirando Carcasonne y decime si es justo que recién ahora se ponga de moda. ¡Si esta ciudad medieval es una belleza por donde la mires! Forma parte de lo que se ha dado en llamar Ruta de los Castillos Cátaros, lo cual como aclaran los que saben, no es rigurosamente cierto, pero resulta práctico a los efectos del turismo. Debería hablarse del País Cátaro, pues tampoco se sujeta a los límites de Languedoc y Provence. ¡Quevachaché!, la mística resiste a la realidad. Abajo te ponemos algunos hipervínculos para que investigues por tu cuenta y saques conclusiones también por tu cuenta, pues aunque haya pasado tanto tiempo, la pasión todavía tiñe los acontecimientos. Siempre es más sano equivocarse por voluntad propia.

Pues bien, no vayas a creer que la “lengua de oc” es un idioma muerto; lo hablan unos dos millones de personas, casi todas en el sur de Francia, al sur del río Loire, pero también en los alpes piamonteses y al noroeste de Cataluña. Es otra lengua romance. Hay otros diez millones de personas que la comprenden y, naturalmente, la cruzada contra los albigenses exterminó la posibilidad de  letras de tango escritas en este idioma. Después de todo, si Gardel realmente hubiera nacido en Toulouse , esa posibilidad no hubiera sido disparatada,

Las fortalezas consideradas auténticamente cátaras, son las de Laurac, Fanjeaux, Mas-Saintes-Puelles, Lastours, Montségur, Termes o Puilurens. A estos certificadamente los construyeron los míticos ingenieros de fortalezas y catedrales que pudieron tener algo que ver con el Santo Grial y toda la parafernalia capaz de enloquecer a la industria literaria y ahora a la industria turística.

En realidad no debería descartarse ninguna leyenda o tradición verbal en una región donde durante siglos, expresar lo que se pensaba podía resultar quemante. Capaz que los cátaros no eran herederos de algún secreto o tesoro de los inicios del cristianismo, suficiente para hacerlos nadar en abundancia. Pero sus iglesias, castillos y ciudadelas eran un enorme despliegue de riquezas y potencialmente capaces de provocar envidias mortales, más allá de esa cuestión de si Jesús tuvo esposa y descendencia. La envidia y la codicia muchas veces se esconden detrás de las creencias.

Carcasona es un caso especial por su belleza inaudita y también porque era tanto su poderío que erigió  otros cinco castillos en la región de Corbières, para vigilar y proteger su frontera con la Corona de Aragón. Estos son los castillos de Aguilar, Peyrepertuse, Puilaurens, Quéribus y Termes, todos ubicados en alturas privilegiadas desde las cuales podían vigilar y prevenir la proximidad de ejércitos enemigos.

Casi todas esas fortalezas cumplieron cabalmente su misión, pero fueron derrotadas por el peor de los enemigos: el olvido. Cuando el poder central las abandonó, algunas se transformaron en refugio de pastores y otras en guaridas de bandoleros. Recién ahora vuelven a tener un objetivo rentable y merecen refacciones.

No son las únicas fortificaciones que pueden visitarse en la región, así que si realmente te interesa esta ingeniería urbana, militar y hereje, podrías buscar en la Wikipedia las entradas que tienen relación con:

En cuanto a Carcassonne, es una ciudad que no llega a 50.000 habitantes, pese a lo cual es la capital del Departamento de Aude, naturalmente en Languedoc, a mitad de camino entre Perpiñán y Toulouse. La ciudad amurallada es Patrimonio de la Humanidad… pero gracias a tipos como el escritor Próspero Mérimée y el historiador Criss-Mayrevieille, quienes armaron un escándalo cuando en 1849 el gobierno había resuelto tirar abajo las murallas, tal como hicieron en Montevideo donde nadie se opuso.

Gracias a eso Carcassonne es la ciudad fortificada más grande que se conserva en Europa: conserva un anillo doble de murallas y 53 torres. No te cansará recorrer todo esto, pues a cada paso encontrarás algún buen restaurante o pintoresca mesa donde te servirán manjares que serán herejes si te ponés a pensarlo, pero que tienen un sabor inolvidable.

La ciudad tiene dos partes bien definidas según explica la Wikipedia: por un lado la interesante ciudadela a la orilla derecha del Rio Aude y la Bastide Sant-Louise en el lado izquierdo. Un destino ideal para poder disfrutar de los secretos de una ciudad repleta de encanto en sus tres kilómetros de recinto amurallado.

758px-Cassoulet_Carcassonne_FRA_001

Perderte en las callecitas, tomarte un crucero fluvial, probar una cassoulet acompañada por un vino local, en una mesa al aire libre…

Si estuviera en tu lugar, aprovecharía este momento en que el euro anda peludiando una crisis, para instalarme en Carcassonne, (andá mirando hoteles en http://es.hotusa.com/hoteles/francia/carcassonne), alquilar un auto y comenzar a recorrer esta región sin ningún apuro.

Si llegaras a encontrar algún paisaje desagradable o alguna catedral que no te guste, avisá. Porque serías el primero en descubrir algo feo por acá.

Guillermo Pérez Rossel

Algunas cosas que verás mientras conducís.

Más información:

http://es.wikipedia.org/wiki/Catarismo

http://es.wikipedia.org/wiki/Cruzada_albigense

http://misteriosquenuncadebieronserlo.blogspot.com/2010/09/montsegur-mito-y-realidad-alrededor-de.html

http://www.phistoria.net/reportajes-de-historia/Los-Cataros_57.html

http://carcasona.org/

http://www.guiarte.com/carcasona

http://sobreturismo.es/2007/06/20/volver-a-la-edad-media-en-carcasona