ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Club Uruguay, viendo pasar el tiempo…

salon-imperio1 (1)

… como la Puerta de Alcalá… aunque un siglo después, que tampoco es tanto tiempo. La diferencia radica en que el monumento madrileño nunca debió luchar contra prejuicios y ninguneos.

A la Puerta de Alcalá tal como la conocemos, la diseñó el urbanista Ángel Fernández de los Ríos en 1788 y nuestro Club Uruguay surgió en 1878 de la voluntad de un grupo de comerciantes. montevideanos con vocación tan patriótica que rebautizaron su Club Libertad con el nombre del país que los había acogido… porque en su mayoría eran europeos arraigados o hijos de ellos. Quizás lo que más los caracterizaba era la riqueza. No inmensamente ricos como pudieron serlo en la misma época los acaudalados de otros países latinoamericanos, sino razonablemente opulentos.

.Club_Uruguay,ubicado_en_Calle_Sarandi_580_al_586.club uruguay, sobre 12 en caja 7 debajo archivero verde archivo el pais coleccion caruso antigua blanco y negro placa de vidrio
Los uruguayos de todos los tiempos se avergonzaban y se avergüenzan de poseer fortunas como las de aquél Rockefeller o del actual Bill Gates. Esto del Club Uruguay era algo más del tono de los gentlemen ingleses que se reunían en clubes para apostar a que Phileas Fogg no lograba darle la vuelta al mundo en 80 días, o a jugar a los naipes, disfrutar buenos tragos e inventar el sándwich. Acá imagino que esos prominentes ciudadanos, estaban pendientes de la información que venía de Europa, de las modas femeninas y de las armas con las que muy pronto se trenzarían ellos mismos y sus dependientes, en una mezcla que no distinguía clases sociales porque era notorio que la sangre de blancos y colorados que se derramaba a raudales era roja, nunca azul.

.Calle Sarandí & Plaza Matriz (1)
¿Dónde iba a estar semejante club si no en la calle Sarandí, la más elegante, donde estaban las mejores tiendas, donde las señoras acudían a rezar en la Catedral arrastrando sus polleras por los adoquines, no fuera que se les viera un tobillo? Hasta mediados del siglo XX, el Club Uruguay fue el lugar donde ocurrían las cosas más elegantes y lucidas.

.
¿Te lo imaginás a nuestro Luis Batlle Berres iniciando un baile de gala abrazado a Eva Duarte de Perón? Ocurrió el 21 de agosto de 1947 y las relaciones no pudieron ser ni más sonrientes… ni más tensas. Era casi una réplica de lo que hoy ocurre y la imagen podría compararse con nuestro Tabaré Vázquez bailando un tanguito con Cristina Kirchner.

.737092_10200188044734623_772993785_o
A mediados del siglo pasado, toda la ostentación arquitectónica se concentró en los hoteles cinco estrellas y en los shoppings. Fueron decayendo, tanto el Club Uruguay, como el Jockey Club y unos cuantos más. En este club, lo de la fortuna no es relevante, pero el socio de alguna manera debe ser relevante, prominente. Edificios y amoblamientos como éstos, no veremos más, la nuestra es la era del plástico, nos guste o no nos guste.

1128fmhge (1)
Cuando todo esto comenzaba a amenazar la preservación del edificio, surgieron autoridades que a lo largo de varios años recuperaron su lucimiento y encajaron a la institución dentro de la mayor respetabilidad, volviéndola a su rol testimonial en una de las aceras de la Plaza Matriz, lindando con el Cabildo y con la catedral, de frente al Ministerio de Transporte, como reclamando el protagonismo que en su momento le cedió a la Plaza Independencia.

Club Uruguay (1885) intérieur (24) (1)

En el blog http://augrsdesjours.blogspot.com nos encontramos con un muy documentado informe sobre el Club realizado por un francés que firma JFMazei. Denota el afecto de una persona que quiere tanto o más que los uruguayos a nuestro país… y lo demuestra. Nos cuenta que el nombre de Club Uruguay lo debemos al Dr. Aureliano Rodríguez Larreta, padre de Eduardo, fundador del diario El País. El primer Presidente fue Eduardo Labrousse, quien para discutir los planos del edificio, convocó a una Comisión de Notables el 15 de diciembre de 1885. La construcción comenzó al año siguiente y se terminó en 1888, siguiendo planos de un famoso ingeniero italiano: Luigi Andreoni.

2_1
Habían elegido bien al diseñador los fundadores. A Andreoni le debemos el Hospital Italiano, el Banco Inglés, la Estación Central de Ferrocarriles y unos cuantos edificios particulares sumamente bellos y sólidos, como lo demuestra la Estación Central, que fue capaz de resistir a la más empecinada burocracia y a la más absurda ausencia de acuerdos políticos y económicos. El edificio costó 120.000 pesos, una cantidad importante para aquél tiempo.

.
El edificio tiene tres plantas, recuerda Mazei, a quien le llamó la atención la calidad de los comercios que ocupan la planta baja ¡y eso que el francés no conoció a la Casa Acle, el lugar de dónde salían las telas para los más finos vestidos y los más elegantes trajes! Esa planta baja con fines aparentemente ajenos a la finalidad del edificio, era en realidad la premeditada fuente de ingresos que se suponía suficiente para costear el funcionamiento del club. Y seguramente así fue durante algún tiempo.
Club Uruguay (1885) intérieur (18)
El vestíbulo es de estilo muy renacentista, dice nuestro investigador, “con una alternancia de columnas griegas con grandes jarrones. Desde el hall de entrada nos enfrentamos a una gran escalera de mármol y cubierta con una alfombra roja. Da la sensación de subir las escaleras de un palacio, ¡justo lo que se proponía Andreoni!. Por la escalera pueden subir tomados del brazo, cinco personas de manera simultánea, sorteando las estatuas de bronce que están ubicadas en cada esquina. En las plantas superiores, la mayoría de los pisos son de finas maderas, mientras que los corredores son de mármol. La decoración de las plantas superiores se aproxima más al barroco con bellas molduras y techos totalmente decorados. Hay gran cantidad de espejos que le dan una gran sensación de opulencia a las habitaciones. No es una orgía de muebles, aclara Mazei , y combinan con hermosas pinturas de artistas locales en las paredes.

servicios-2

Desde fines del siglo XIX y a lo largo de todo el siglo XX, todos los temas se han discutido en sus salones, tomando una copa en el bar, o durante una partida de billar. Y si no fue allí, fue en el Consistorio del Gay Saber que capitaneaba Horacio Quiroga o en la Torre de los Panoramas que era un humilde altillo de Herrera y Reissig.

.Club Uruguay (1885) intérieur (7)

¿Y si no? Y si no, en el restaurante del Hotel Pyramides que quedaba en la esquina, o en el Tupí Nambá, o en el bar Jauja, o en el Café Brasilero, o… la lista es interminable: todo a no más de 200 metros del Club Uruguay, que era el eje. La cuestión es que si no eran clubes como éste, eran cenáculos o boliches de alto vuelo en todos los barrios montevideanos en los cuales la gente se reunía para ir edificando este Uruguay que tenemos.

Club Uruguay (1885) intérieur (16) (1)

La mayor parte de las fotos se las debemos a este señor Mazei que afortunadamente para nosotros, visitó el edificio en el Día del Patrimonio, celebración que también lo sorprendió gratamente. Se maravilló con el tramado de baldosones de vidrio que permiten disfrutar de la luz natural donde es posible y más todavía, lo admiró el “ absolutamente fabuloso y enorme salón de baile”.

imperio10

.Desde afuera el edificio no permite imaginar un salón como este dice el autor, tras explicar que trató de imaginar lo que allí se presenciaría entre los años 1900 y 1930. Eran tiempos en que el francés era la lingua franca, lo fue hasta el fin de la segunda guerra mundial y como era común que allí se encontraran los embajadores de los países europeos, seguramente muchas de las conversaciones se desarrollaban en esa lengua. También franceses eran los artefactos de los baños, las luminarias y muchos de los ornamentos en un país que hasta hoy experimenta fuerte influencia de ese país, a diferencia de Argentina donde primó la influencia italiana. Claro que en ambos casos por encima de todo campeaba la madre patria española.

.
Pero por algo el Club se llamaba Uruguay; lo que se imponía en ese entonces, acalladas las armas de la última guerra fratricida, era construir la particular identidad democrática que hoy sorprende a los extranjeros y que solo tuvo una vergonzante pausa de 12 años en el siglo pasado. Te reconozco, vamos a decir las cosas como son, que este club tiene algo de “hidalguía”, por llamarla de alguna manera, nada especialmente rancio, pero ¿en qué otro lugar se iban a disputar torneos de bridge y qué otro lugar iban a elegir las empresas o entidades sociales para sus celebraciones más elegantes?

St._James's_Hotel_and_Clubclub SJames
Acá tenés al Club de St. James de Londres, un “Club de Caballeros” como el que recordábamos mencionado por Julio Verne en su personalización de Phileas Fogg. Funcionó entre 1857 y 1978 y finalmente desapareció, porque esas cosas también ocurren en la linajuda Inglaterra. Pero renació como el St. James Hotel and Club, que funciona reservado a socios escogidos como su antecesor, pero complementado y solventado por un hotel cinco estrellas de 53 lujosas habitaciones.
Pues bien, si vos fueras socio del Club Uruguay y estuvieras en Londres, perfectamente te podrías presentar allí y reclamar tu derecho a ingreso y tratamiento semejante a los socios del St. James, porque tienen acuerdo de reciprocidad. Estos clubes están poco menos que federados y en cada ciudad importante existe un club referente. El de Montevideo es el Club Uruguay, ¡mirá que lujo!

.salon-imperio1 (1)salon-japones-1salon-ingles5Club Uruguay (1885) intérieur (27)

(En su orden, el Salón Imperio, Salón Japonés, el Salón Inglés, el Salón Holandés y el SalónHall-Artigas1 Artigas)

.
Hubo un tiempo en que todos los grandes eventos sociales se realizaban en los lujosos salones del club. Eso fue lo que ocurrió el 14 de agosto de 1925, cuando se celebró con un baile la presencia de Eduardo de Gales, “el mismo que conmocionaría al mundo cuando luego de reinar por un año renunció por amor en diciembre de 1936”, se recuerda en la web del club, en la cual también se consignan otros acontecimientos destacados.

.endeavor-club-uruguay
En mayo de 1935 llegó el presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, que en su paseo en la limousine abierta recibió el aplauso popular y fue homenajeado en el Club Uruguay en una recepción magnífica. En el año 1933 fue objeto de una recepción el presidente argentino General Ingeniero Agustín José Justo y en mayo de 1935 fue agasajado el presidente de Brasil, Getulio Vargas..
El carácter galo (resaltan en la web oficial) estuvo representado por el General Charles De Gaulle, presidente de la República Francesa, que en el invierno de 1964, después de estar rodeado por el pueblo en la Plaza Independencia y de recibir el homenaje de los niños en la Escuela “Francia”, se sintió inmerso en el espíritu parisino que en la noche le ofreció el Club Uruguay en pleno esplendor.

.Club Uruguay (1885) intérieur (25) (1)Club Uruguay (1885) intérieur (22)Club Uruguay (1885) intérieur (4)Club Uruguay (1885) intérieur (38) (1)

Pero el acontecimiento artístico más lucido seguramente ocurrió el 24 de agosto de 1903, una vez cumplido el baile de la Independencia que era de rigor, comenzó un concierto con la orquesta “que dirigía el Maestro Cavaliere Arturo Toscanini, quien llegaba al Plata por primera vez. El programa incluía romanzas y trozos operísticos del repertorio universal; y en medio, la actuación del tenor Enrico Caruso en una única intervención anunciada: “Melodía”, de Denza.

.
¿Quién dijo que el Club Uruguay está reservado para algunos privilegiados? Nadie tiene que ser socio (pero los socios tienen descuentos), para contratar los salones y realizar allí eventos de una naturaleza acorde, o usarlos para filmar películas, como ocurrió varias veces. Recordamos el artículo 1º. De sus estatutos:

Club Uruguay (1885) intérieur (13) (1)
Artículo 1º – El Club Uruguay, con domicilio legal en la ciudad de Montevideo, es una asociación civil que tiene por objeto fomentar actividades de carácter social, cultural y físico. Su duración será por tiempo indeterminado.
Sus fines fundamentales serán:
a) Conmemorar las grandes fechas de la Independencia Nacional y de la Constitución de la Nacionalidad, contribuyendo a que ellas se solemnicen y reverencien debidamente.
b) Tratar de elevar el nivel moral, el de la cultura y civilización y el espíritu de armonía , tolerancia y respeto mutuo.
c) Organizar los juegos y deportes cuya implantación y generalización sea de conveniencia general.

.
Para dar cumplimiento a todo eso, el club cuenta con una sala de lectura, biblioteca, sala de juegos, computadoras con conexión a internet, servicio de wi fi, un bar al que pueden concurrir los socios y sus invitados. Allí se sirve un almuerzo ejecutivo cuyo precio no es nada disparatado. Se permiten visitas que deben ser respetuosas y deben anunciarse en cada caso.

Club Uruguay (1885) intérieur (14)
¿Juegos dijo? Bueno, nos referíamos al billar Bridge, Ajedrez, Mah Jong, Rummy Canasta, por ejemplo, pero nada en los estatutos impide otras prácticas. Y no hay que olvidar que la institución también es un “club de beneficios”, con acuerdos no solo con otros clubes semejantes en todo el mundo, sino también con restaurantes de alta calidad como el Rara Avis o el cercano restaurante La Corte. También incluye descuentos en casas de perfumería, licores, etc.
Guillermo Pérez Rossel

http://www.cluburuguay.com.uy/index2.php

http://augrsdesjours.blogspot.com/2013/04/patrimoine-le-club-uruguay.html

Wikimedia Commons (fotos)