ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa, Portada El Pais

Büyükada, para los que somos diferentes

Sin título 1

Hay tanto para ver en Turquía que cualquier circuito se vuelve frenético; ese es el momento para hacer una pausa, darse un baño en el Mar de Mármara (¡mirá lo que te digo!) y dejar de ver europeos, japoneses y demás, al menos por un día.


Porque al archipiélago de las islas Princesas van los propios turcos y viajeros fuera del área occidental, de manera que es un buen momento para ver gente de otras culturas paseando sin estrés por lo que podría ser un balneario, o un refugio o un lugar para contemplar en toda su amplitud a ese mar donde se gestó nuestra civilización en casi todas sus variantes. En otras palabras y como dice nuestra corresponsal Andrea Avelino, es un lugar como para entender un poco mejor a qué refieren muchas cosas en exitosa novela Las Mil y una Noches. La contemporánea, claro.

buyukada_226886
Al archipiélago lo denominan Príncipe o Princesas, dicen que porque era el lugar donde se refugiaban los notables de la corte bizantina cuando los musulmanes arrasaban al imperio. Imagino que eran las damas musulmanas las que iban allí cuando venía la ofensiva cristiana durante las Cruzadas y así, en un ir y venir de gente que aprovechaba las creencias de otros para tener una justificación divina de sus saqueos y violaciones. No se cuán seguras estarían las damas y caballeros cuando a las islas se llega hoy en corto recorrido de ferry, pero así son las cosas. Otro que se refugió aquí fue Trotsky, pero esa es otra historia.

Imagen de previsualización de YouTube
En fin, no es el lugar ideal para recorrer zonas arqueológicas o esas caprichosas geografías que Turquía tiene, pero es el lugar que no se arrepiente Andrea de haber conocido, pues le permitió una pausa y un estupendo baño (un poco frío) en medio de la locura de cambiar de hoteles y devorar carreteras.

En realidad son nueve islas próximas a Estambul y el ferry cuesta algo menos de diez euros para navegar durante unos 40 minutos. De estas solo se pueden visitar cuatro: Büyükada, Heybeliada, Kınalıada y Burgazada. Nosotros, dice Andrea, tuvimos el privilegio de conocer Büyükada (isla grande) de no más de 5km2 de superficie; una isla hermosa, detenida en el tiempo cuya característica principal es el ambiente tranquilo, sin contaminación sonora ya que no se permite la circulación de vehículos privados, la gente se traslada a pie, bicicleta o en pintorescos carruajes antiguos tirados por caballos (faetón). ¡Es como estar en una película!

buyukada_iskelesi_by_stiff1907-d3gozxj Estambul 07-2012 219
Büyükada no solo es la más grande de las cuatro islas que se pueden visitar, sino también la más popular. Sus callecitas y su costa están pobladas de hoteles, cafés y restaurantes en donde podés disfrutar de una pitada de narguilas o comer un kebab, tiendas para alquilar bicicletas, puestos de mariscos o disfrutar de un baño frío en las tantas playitas que tiene, algunas más típicas y otras con costa rocosa.

princes-islands-2Carruajes típicos 2
Hay también un paseo histórico para el que encontrarás guías a montones que te llevarán a la plaza principal con una torre y un reloj muy destacado, iglesias, mezquitas, conventos y otros atractivos que pueden restarte tiempo para un reparador día de playa. Andrea, montevideana al fin, no pudo sustraerse al imán de la playa, sobre todo porque ¡hay rambla no como acá, pero casi!.
——————
UN PASEO SINGULAR

Trotsky_House_Istanbul
Podrías alquilar bicicletas (podés alquilar hasta burros, pero no autos) y trepar hasta las dos cumbers de la isla en las cuales hay monasterios y otras edificaciones de defense. Pero también podés emprender un original paseo hasta la casa donde vivió León Trotsky (1929-1933) luego que Stalin lo sacara a patadas por pasado de rosca como revolucionario… o como judío. Porque su apellido era en realidad Brodsky.
El gobierno turco que lo acogió, lo trató bien. Le dio una mansión que vale en sí por su arquitectura, pero más vale por esta historia. No fue acá sino en México donde asesinaron a Trotsky (¿quedarán trotskistas en Uruguay, estarán como antes, a la izquierda de la izquierda?). Lástima que la mansión va quedando en ruinas hasta tal punto que no se sabe si en el segundo piso sigue estando la biblioteca que tenía quien fue el comandante en jefe del Ejército Rojo hasta la primera purga de Stalin. Las escaleras que llevaba n hasta allí, estan derrumbadas, pero desde las ventanas se puede tener una visión de este lugar que acogió a ese ideólogo venido a menos.
——————

Nargila princess-island
Para los que no pueden sustraerse a las compras, la isla es también un buen lugar donde encontrarás puestos por todos lados y comerciantes un poco más pacientes que los comunes en toda la región, donde te acosan hasta que compres algo … o hasta que descubran que sos otro de esos yoruguas inconmovibles.

IMG_8790
Esos turcos vendedores compulsivos no saben con quienes se meten. No es que a los uruguayos no les guste comprar, no es avaricia, tampoco es que los uruguayos sean particularmente antipáticos con los vendedores callejeros. No señor, en el caso de los uruguayos, todo radica en que se hicieron un presupuesto ajustadito y cada cosita de más que cayeron en la tentación de comprar, significa unos cuantos kilómetros menos en su perspectiva de viaje.
A un japonés, a un norteamericano, vendele lo que quieras y hacele el cuento histórico que se te antoje, pero a un uruguayo no le toques el bolsillo porque te descarta así como así con su asquerosa racionalidad.
Andrea Avelino
By Guillermo Pérez Rossel

DSC_0223 (1)

Aquí los tenés a Andrea & Co., uruguayos que viajan y viajan.