ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Sur

Viaje a la Matilde, un rincón patagónico

 

Una estancia mítica del tiempo en que, al no existir alambrados, las escrituras posicionaban con teodolito y haciendo referencia al “Meridiano de París”, que por ese entonces era el centro del mundo. Lo de Greenwich vino después.

 

¿Cómo hubiera evolucionado ese desierto si no se lo hubieran ido, poco menos que regalando, a las personas más pudientes de Buenos Aires? Usaron obra pública para hacer un regadío monumental… pero lo dedicaron a la ganadería con una asombrosa proporción de 10 hectáreas para cada animal. Solo el Estado puede ser más ineficiente, aunque hay atenuantes: las distancias y hasta los jabalíes agregan costos, casi tantos como  la tendencia a lo fastuoso.  En definitiva, una versión argentina de la vieja serial “Bonanza” con ribetes aristocráticos.

Hoy los tiempos han cambiado y nuestro corresponsal hace recuento de una estrategia empresarial y un estilo de vida que en nada se parece a lo que ocurre en el resto de la enorme Argentina. ¿Una probadita? En cada casco de estancia tienen al menos diez perros… y son necesarios.  

Por Alberto Moroy 

Hoy les contare un poco de esta mítica estancia, que fue propiedad de la joven burguesa Matilde Devoto alla por 1904, ubicada en las puertas de la Patagonia.

Para entrar en clima,  el payador Saul Huenchul de la zona

Imagen de previsualización de YouTube

 

Lo que están viendo en la portada es una foto de las chacras de IDEVI (Instituto de desarrollo del valle interior) cerca de la ciudad de Viedma (Arg.), a 1.070 km. de Buenos Aires hacia el sur. Esto es posible por los canales de irrigación, al fondo puede verse el Rio Negro, aunque en realidad tiene aguas cristalinas de deshielo, bastante frías.

Cuanto más se aleja uno de esta zona hacia el sur, las chacras se diluyen, entre medio de los canales de riego, dejando espacios para el sembradío de cebollas y establecimientos ganaderos. La Matilde es el viejo nombre de un establecimiento agropecuario que tuvo su fama alla por 1905, cuando todavía la patagonia seguía siendo rebelde Esta ubicado en el km. 12 de la ruta 250 que une la ciudad de Viedma con General Conesa y a 60 de Viedma. Hoy una fracción de 4.500 ha de ese campo pertenece a un cuñado.

En las proximidades se encontraba Cubanea, un poblado fantasma fundado a mediados del siglo XIX, por grupo de colonos  italianos que conformaron colonia agrícola de Cubanea en 1862, algunos de ellos, soldados de Garibaldi, que antes arribaron a Bahia Blanca. Solo hay que imaginarse lo que era esa zona antes de la Conquista del Desierto, campaña militar llevada a cabo entre 1878 y 1885 por el general Roca, para preguntarse como Matilde Devoto, fundó un establecimiento en esta especie de desierto, cuando tenias campos importantes por toda Argentina. Para darse una idea de la zona en el link de abajo podrán leer un artículo ya publicado cuyos hechos ocurrieron unos 250 km. más al sur y en la misma época.

Caníbales y turcos en la Patagonia

http://viajes.elpais.com.uy/2012/06/07/canibales-y-turcos-en-la-patagonia/

General Roca / Los lanceros de Linares (San Javier, a 25 km. de Cubanea 1870)

General Roca

En la escritura, perteneciente al vecino Jorge Peña Perón,  sobrino del General Perón (además parecido de cara) se podia leer  “El 14 de junio de 1901 el presidente de la Nación Argentina, general Julio Argentino Roca, ante el Escribano Mayor de Gobierno, extiende escritura de propiedad a  nombre de la señora Matilde Devoto de Ciovini, en amortización de certificación de la “Expedición al Desierto”, abajo su firma.

Pocos saben que Roca fue el padrino de Matilde y seguramente los hermanos Devoto (Padres y tíos de Matilde) quienes con su fortuna financiaron parte de la Campaña del Desierto. Lo notable de estas escrituras es que  en la epoca posicionaban el campo mediante teodolito, (instituto geodésico militar) con bastante precisión, dejando los cálculos trigonométricos en lápiz como anexo de la escritura. Antes se publicaban  los edictos oficiales  solicitado la medición. Como dato de color, lo llamativo era que la referencia para la epoca no era el meridiano de Greenwich (meridiano cero adoptado  en 1884)  sino Paris (meridiano que pasaba por el Observatorio de París).

Cuando la tierra valía poco

Por ese entonces la tierra no valía nada y por algún raro designio uno de los hermanos Devoto, le regala una fracción de campo  a su hija Matilde, por entonces de 29 años. En agosto de 1904 doña Matilde Devoto de Ciovini se apersona con el abogado Manuel Cruzado para que solicite a quien corresponda el nombramiento del agrimensor Wenceslao Castellanos para que proceda al deslinde de esta propiedad. El tren llegaba hasta Bahia Blanca, si se quería viajar hasta Carmen de Patagones la travesía duraba 4 dias en galera  y otro mas  para llegar hasta la propiedad. La otra forma de viajar era en vapor, desde Buenos Aires a C. Patagones y luego galera.

Atardecer en el Rio Negro / Isla (vista desde uno de los potreros)

Palacio Devoto / Servidumbre de época

Más sobre el Palacio Devoto

http://www.acciontv.com.ar/soca/devoto/devoto.htm

En el medio de la nada, Matilde Devoto decide construir una casa fastuosa con un dejo de Eclecticismo, alrededor de 1901/1904, de al menos 600 m. cuadrados con un galpón de esquila al fondo, donde se esquilaban hasta 6 mil ovejas y un amplio albergue para peones, que por su dimensiones parecía un hotel. ¡Seguro que la casa y galpón costaron mas que el campo!, porque poner el material en esa zona solo es imaginable remontado el Rio Negro en vapor  y desembarcado en las proximidades. Otra forma poco probable hubiese sido en interminables viajes de carreta.

Una joven dama burguesa

Matilde era una joven dama de la burguesía acaudalada del Buenos Aires de principios del siglo 20. Había nacido en 1872.  En muchas publicaciones de principios del siglo 20 se menciona a don Antonio Devoto (su tío) “como uno de los hombres más ricos de Sudamérica”. Es significativo que en los mismos años en que Matilde Devoto, su sobrina, puso en marcha el establecimiento que lleva su nombre en cercanías de Viedma, Antonio y