ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Sur

Había petróleo… pero lo olvidaron

Al parecer está en plena provincia de Buenos Aires, lo cual es una rareza, pero más raro aún es que el acontecimiento fue profusamente publicitado hace cien años y luego cayó en el más ominoso olvido.

Lo del yacimiento quizá todavía resulte un espejismo, pero lo que queda claro es que la burocracia, los pleitos y los ventajeros, logran enterrar las cosas con tanta eficiencia y profundidad que puede transcurrir un siglo antes que los descubra alguien como Alberto Moroy, nuestro corresponsal en Buenos Aires. Otra curiosidad, que nos vuelve a emparentar con los buenos argentinos, es que mientras nosotros en Salto buscamos petróleo y encontramos agua; ellos buscaban agua y les salió petróleo.  ¿Y en qué está todo eso ahora? Todas las personas de la zona que pudo ubicar Alberto, creen que las perforaciones eran para obtener agua y nadie se pregunta por qué, al menos, intentan obtener agua. Al petróleo nadie lo recuerda; no me digan que no es sorprendente.

Por Alberto Moroy

En la portada una imagen de las primeras perforaciones de petróleo en el sur argentino, en 1907. Mientras los uruguayos buscábamos petróleo, algunos años mas tarde y encontramos aguas termales; en el pueblo de Juan Couste, a 680 km. al S.O. de Colonia del Sacramento (Uruguay) y a 70 km, de Bahia Blanca, en la Provincia de Buenos Aires. Al revés que en nuestro Salto, buscaban agua y encontraron petróleo, en 1915.

La historia de hoy, si no fuese por que esta documentada con un amplio informe periodístico de epoca (1915), unos dias después de los hechos por la famosa revista semanal Caras y Caretas (150 mil ejemplares), merecería haber sido un cuento escrito por Mujica Laines en “Misteriosa Buenos Aires”. No solo por la posibilidad de haber encontrado petróleo en la Provincia de Buenos Aires, que seria ya una tamaña sorpresa, sino por los prolegómenos que tuvo esta perforación de agua, encarada en forma particular en las tierras de Juan Couste y el diputado Alfredo Gage, pegado a la reciente colonia “Juan Couste”, aparentemente sin permiso de la Direccion General de Minas, ya que seis meses antes habían retirado la gente y los equipos para perforar, en la zona  (Argerich, a 47 km.) donde estaban haciendo perforaciones oficiales en la búsqueda de agua.

Harold A. Hickman, ingeniero norteamericano, tuvo que ver con las perforaciones oficiales en el vivero de Argerich, y por lo visto, ya que estaba en la zona, fue contratado por Couste y Gage a fin de buscar agua en sus campos. La torre perforadora posiblemente haya sido fabricado por el  Hackman, quien a la postre “desertó”, con la muestra de petróleo en la mano, reclamando a escondidas los permisos de cateo en los campos de estos dos terratenientes, ante la Direccion de Minas. Los obtuvo, auque juicio mediante los perdió y se traslado a un campo vecino, donde realizo el segundo pozo, gracias a una nueva solicitud. Lo singular de este problema es que con fecha 28 de mayo de 1915 (tres meses despues del primer pozo en Juan Couste) un proyecto de ley promovido por el entonces comisionado de Bahia Blanca, Alfredo Gage (uno de los involucrados) tendiente a prohibir la ejecución de las perforaciones profundas, o la profundización o reparación de las mismas sin un permiso especial, debiendo el Ministerio de Agricultura.

Del autor

¡Pasaron casi 100 años!  Actualmente sobre esta historia, nada saben en Buenos Aires, menos en la zona, y por lo visto tampoco YPF (Yacimientos petrolíferos fiscales) ya que revisar este pozo costarían poco Por lo que  le auguramos a este articulo una repetición del mismo, en los medios gráficos argentinos. No nos deberia llamar la atencion, que exista petróleo en la zona, sobre todo por las noticias actuales de cateos referentes a esta posibilidad. Revisar los dos pozos antiguos con tecnología moderna, seria mucho mas barato que seguir cateando con leves indicios como viene sucediendo hoy.

Los mayores del pueblo Juan Couste (6.000 hab.), saben de la existencia de un pozo de agua tapado, en la periferia del pueblo (Imagino cementado en su boca), ya que la característica de surgente con una presión probable de 10 Kg. hubiese inundado todo Hoy los locales dicen que  dicen  lo segaron  los militares, en la década de los 70. Por los escasos datos aportados, este seria el primer pozo. El segundo a 7,5 km del mismo, pertenecía al Ing. Hickman según los permisos de cateo, nada sabemos.

Les sugiero leer esta noticia (abajo), una recien salida en  medios gráficos argentinos, donde entre otros sitios posibles, se refiere a la cuenca del rio Colorado (80 km de Juan Couste), tambien a la zona de Tornquist  (111 km), Bahía Blanca (70 km), y todo el sistema orográfico de  la Sierra de la Ventana. Recordándoles que por debajo de pueblo de “Couste” y otros, pasa la cuenca artesiana (Acuífero)  que viene de Sierra de la Ventana (140 km. de distancia, zona cerro Curu Malal)  de 1000 m. de altura) a una profundidad de 750 m. con agua a una temperatura de 63º.

Buenos Aires 14 /6/2014

http://www.petrolnews.net/noticia.php?ID=zbgtkjmwxmvhu&r=13717

Fracking en Buenos Aires

http://argentinasinfracking.org/fracking-en-buenos-aires/

 

Juan Cousté  1915

Juan Cousté es una pequeña ciudad del Partido de Villarino, Provincia de Buenos Aires, Argentina, tambien conocida como Algarrobo. Se accede desde la Ruta Nacional 22, a  23 km de la estación Nicolas Levalle y a  49 de Argerich,  viniendo de Bahia Blanca. Su fundador fue Jean (Juan) Couste nacido en la región vasca francesa, en el año 1850.

Estaciones/ Vieja entrada al vivero «Ricardo J. Huergo», / Entrada actual

 

Ubicacion Google Earth

Argerich 38°46’23.66″S   62°36’25.29″ w

Nicolas Levalle  38°50’58.73″S  62°52’36.88″w

Algarrobos   38°53’25.23″S 63° 8’22.54″w

La cuenca artesiana

En 1912 se descubre  la cuenca artesiana de la región de Bahia Blanca, mas precisamente en Argerich, cuyos puntos de alimentación deben  estar poco al norte de la ciudad de Bahia Blanca, en las alturas de la Sierra de la Ventana (Enrique Hermitte Ing. Arg.) El 1 de diciembre de 1914 se da la orden de perforar en el vivero Nacional. El día 20 de diciembre de 1914 se termina la  perforación a la 3ª napa a 710 m. de profundidad, con un diámetro de camisa de   253/267 mm, comprobando unos metros antes que es surgente con una presión de 10 atmósferas. La calidad del agua estaba aprobada para ganado, riego y uso industrial, con reservas para uso humano (no se detalla el análisis)  El caudal inicial  de uno de los pozos de Argerich que era de 360.000 lts/h  el que luego se estabilizo en los 100.000 l/h a una temperatura de 63º, elevada para la profundidad pero justificada en la posibilidad que provenga en su recorrido  mucho mas abajo.

El acta de entrega fué labrada en Argerich al director de vivero «Ricardo J. Huergo», Guillermo Argerich,  el 7 de septiembre de 1915  Aunque la perforadora utilizada (La Santa Fe) partía para el Parque de Mayo (Bahia Blanca) a realizar una perforación 5 meses antes.

Combustible / Jefe de la perforación, DR. R Wichmann (Geólogo)

Argerich “Maquina Santa Fe” / Segundo pozo

Estación Algarrobos (Juan Couste)

La  minuciosidad de datos referente a los pozos de agua en Argerich tiene por fin mostrar la necesidad de agua que tenia y tiene la zona, y datar la fecha de las perforaciones y su terminacion a efectos de dejar en claro que la nueva perforación que vamos a ver el Juan Couste (Algarrobos) nada tiene que ver con la anterior misión oficial  de catear o perforaren la zona de Argerich.

Colonia Couste / Diputado Alfredo de Gage/ Juan Couste junto al pozo de su propiedad

¿Quien era Alfredo de Gage?

Alfredo de Gage,  era uno de los principales propietarios de Algarrobos y Nicolas Levalle, donde se han hecho estos descubrimientos

Cargo1: COMISIONADO Mun: BAHIA BLANCA Fecha: 1915-1917

Cargo 2: COMISIONADO Mun: BAHIA BLANCA Fecha: 1917 Provinciales: Cargo1: SENADOR Provincia: BUENOS AIRES Fecha: 1918- 1920

Cargo 3: DIPUTADO Provincia: BUENOS AIRES Fecha: 1922 Nacionales: Cargo4: ELECTOR Provincia: BUENOS AIRES Fecha: 1922

Buenos Aires (Caras y Caretas1915)

Los diarios habían anunciado el descubrimiento de petróleo en Bahia Blanca. Esta noticia, que luego se envolvió en el misterio, fué recibida con entusiasmo por la populosa ciudad de Bahia Blanca, pero como se guarda reserva de los cateos, el público se hace más que preguntas ¿Que hay del petróleo? Los yacimientos recientemente descubiertos no están dentro de Bahía Blanca, como se dice, sino a unas 25 leguas de este punto, en el partido de Villarino, Estación Algarrobos ( F.C.S.) Este pueblo que dista sólo dos horas de ferrocarril de Bahía Blanca, de reciento fundación; la población es escasa y flotante. El pozo donde  el ingeniero Hickerman está trabajando esta a legua  y media del primero donde se descubrió el yacimiento petrolífero. La profundidad alcanza hoy los 783 m. Los principales propietarios de los campos son el diputado Alfredo del Gago y Juan Consté, intendente de Villarino y “a quien se le debe el progreso de este pueblo”.

Como se recubrió el petróleo

La gran extensión de campo cultivado que tiene el señor Juan Consté y hermano, obligan a éstos a proporcionarse continuamente un pequeño riego, dado que cada año el área sembrada progresa en algunos cientos de hectáreas. Este año, los treinta molinos de viento  que tiene la colonia no llegaban siquiera a llenar las necesidades de las dos terceras partes del campo cultivado, obligando a sus dueños a hacer nuevos pozos en busca de agua  Dada la dificultad en hallarla, contrataron al ingeniero norteamericano Harold A. Hickerman, especialista de reconocida autoridad y reputación en trabajos de esta índole. Las máquinas perforadoras empezaron a trabajar, sin que ninguna dificultad obstaculizara la obra, hasta que un día un vivo olor  a gas alarma a Hickman, quien mas tarde es sorprendido con una materia oleaginosa y espesa, de color tabaco, que el experimentado ingeniero reconoció con suma alegría que se trataba de petróleo.

Juan Consté es su campo /  Harold A. Hickman a 1,5 leguas del primero

Se guarda misterio

El ingeniero Harold A. Hickman, pone el producto dentro de un frasco, y, guardando el más absoluto silencio, abandona los trabajos y se lanza a solicitar el derecho de cateos, amparado en el Código de Minas. El señor Juan Consté hacía los más variados comentarios alrededor de este alejamiento repentino de los trabajos de Hickman, estando lejos de sospechar que en su hermoso campo, donde no se ve más que trigo y cielo, tuviera para colmo do sus riquezas, debajo de las raíces de los granos, una fuente de libras esterlinas.

En plena actividad: al frente, el ingeniero Hickman y su ayudante, J. B. Levinshon.

Un pleito

Se supo al fin cuál había sido la causa de la desaparición de Hickman y de los trámites que éste corría silenciosamente. El gobierno de la provincia de Buenos Aires había dado al descubridor los permisos de cateo en los campos de Consté; pero los señores Consté y Gage inician un pleito, que ganan, obteniendo ellos los permisos de cateos en las siete leguas de campo de su propiedad.

Nuevos pozos

Harold Hickman obtiene luego nuevos permisos de cateos, consiguiendo uno en los campos linderos al del señor Consté, y abre un pozo a una legua y media aproximadamente del que diera indicios de la existencia del anhelado mineral. Ahí está Hickerman  trabajando asiduamente, empeñosamente, hasta llegar a donde vive su ideal. Tiene perforado y entubado 783 metros, y sigue y seguirá porque ha hallado ya sobre el agua el aceite ansiado.

 El descubridor

El ingeniero Haroldl A. Hickman es hombre que evidencia tener unos 48 años, pero dice contar cerca de THI. Es de una constitución fuerte; tiene la agilidad de un muchacho. Hombre experimentado en estos trabajos, sabe que hallará lo que busca. Ha trabajado en los yacimientos petrolíferos de Norte América y México.

Calidad del petróleo

Si la cantidad del petróleo  resulta como la calidad, serán esos pozos fuente de inmensas riquezas; dice Hickman que no habrá petróleo como el de Algarrobos, si se tiene en cuenta que tiene un 20 de querosene, un 15 de nafta y un 65 por ciento entre parafina y otras materias de aplicación industrial.

Asi lo veía Caras y Caretas en 1915

Si la existencia del producto es abundante y de carácter permanente, el enorme progreso que tal descubrimiento traería, no sólo a Villarino, sino también a Bahía Blanca, en donde se haría el mercado, lo que daría un impulso fuertísimo al gran puerto de ingeniero Withe, sería colosal. Las nuevas muestras, analizadas la semana pasada, acusan un hermoso producto, y dada la actividad desplegada y los trabajos que hará por su parte el señor Consté, que tiene ya como 100.000 mil pesos de caño clavados en la tierra.