ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

Mentirosas fotografías

Una cosa son fotos trucadas y otra muy diferente, las fotos definitivamente mentirosas.

Entre ambos extremos  hay decenas o miles de situaciones que a mi manera de ver, no son éticamente reprobables y hasta pueden ser artísticas. Porque, vamos a ver, ¿porqué se le habría de exigir a la fotografía un apego a la realidad que no se le demanda a la literatura de ficción? ¿Ehhh…?

Pero lo de esa serpiente de siete cabezas con la que encabezamos este artículo, es una cosa chancha como la mires, al menos con la utilidad que se le dio. Pues llegó a mi mail enviada por gente muy asustada debido a que su presunta aparición en la India, anticipaba horribles acontecimientos que estaban anunciados en la Biblia para cuando este animal fuera visto.

Naturalmente es una excelente operación de photoshop y si se le dio mal uso, eso no se le puede reprochar al software y a las técnicas que se aplicaron, sino a la intención de quien difundió la fotografía de la manera que lo hizo. Aclaremos también, que este artículo es una variante sobre el tema anterior: http://viajes.elpais.com.uy/2014/03/24/tramposas-fotografias/

La mentira fotográfica no tuvo que esperar el photoshop para ponerse de moda. Ya en tiempos de Herbert Hoover, aquél presidente de Estados Unidos que pretendió convencer a la gente de que lo de la Gran Depresión era una exageración (cualquier semejanza con realidades cercanas es pura coincidencia). Pues bien, Hoover quiso darse el gusto de aparecer abrazado a su vicepresidente  Charles Curtis. En su momento, el director de prensa de Hoover, Edward Anthony, reveló en su biografía que esa foto fue trucada con esa mano agregada por un pintor.

Aclaremos para que ahora no sea yo culpable de andar adulterando o aprovechando trabajo ajeno, que muchas de estas referencias las tuvimos de las siguientes fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Manipulaci%C3%B3n_fotogr%C3%A1fica

http://www.taringa.net/posts/imagenes/16819410/Fotos-trucadas-que-dieron-la-vuelta-al-mundo.html

http://www.taringa.net/posts/imagenes/16239629/Vida-antes-de-photoshop.html

Y agregamos una singular reflexión al respecto. Si alguien copia sin hacer referencia a la fuente, es un miserable ladrón, pero si las cita, y más todavía si pone un anexo al final, llamadas con asteriscos, todo en letra muy menuda, en lugar de un copión, es un tipo muy documentado. ¿No te digo yo que el mundo es un poco incoherente? Para mí, lo que califica feamente a algo, es la mala intención; el intento de engaño o de adulteración en la que alguien saca algún provecho o alguien sale perjudicado.

Este es un caso todavía anterior al de Hoover y se trata de una fotografía que seguramente viste una o muchas veces. ¿Pero no era que Lincoln rehuía al boato y al personalismo, además de no ser un tipo particularmente elegante? Puede ser, pero no era el caso del político sureño John Calhoun, que pasó a la historia aunque solo con su cuerpo y con su traje, hasta en algunos monumentos.

 

¿Te estabas regodeando con esas fotos que mostraban feos procedimientos estadounidenses? Bué, entonces acá tenés arriba la foto original, donde Lenin luce como protagonista único, cosa intragable para Joseph Stalin, que ordenó al trucador de turno, que lo pusiera al lado y en pose heroica… por favor.

La verdad es que Lenin se merecía semejante intervención en una fotografía. Miren lo que mandó hacer en 1922 con la foto de arriba donde, a la derecha, aparece Trotsky antes de que fuera “purgado” y asesinado en México con un golpe de pico en la cabeza. Porque a veces, la discrepancia solo te hace desaparecer de una foto, pero otras veces tener ideas diferentes te puede costar la vida.

 

Volviendo a Estados Unidos, acá tenés una manipulación fotográfica doblemente al revés. El primer revés es porque no fue el protagonista ni sus admiradores quienes alteraron la foto, como es lo usual. Y el segundo revés es porque en la primera foto, muy difundida y celebrada burlonamente, George Bush sostiene un libro patas para arriba. ¿Quién podría dudar de semejante burrada con semejante protagonista? Pero fue una mentira, burda y fea, pues la foto trucada es la de abajo, como si no hubiera argumentos reales para discrepar con Bush. Y se la comieron las agencias cablegráficas.

 

Los dictadores y tiranuelos de todos los tiempos, fueron y serán los mayores artífices de las fotos mentirosas. La estatura tenía obsesionado a Franco, pero también preocupaba a Hitler. En la foto de la izquierda, adelantan un poco a Franco y aprovechan para ponerle los ojos abiertos, porque en la primera aparece con los ojos cerrados. La de la derecha es todavía más patética. La enorme estatura de Giscard D’Estaing, como antes la de De Gaulle, tenía de cabeza a los fotógrafos oficiales. En este caso el bajito es Ceasescu, a quien para disimular su enanez, le agregaron un sombrero. ¿Qué hacemos entonces con el otro sombrero que tiene en la mano? La solución fue eliminar la foto… pero alguna quedó por ahí escondida hasta la caída del dictador, y la rescató alguno de los tantos héroes anónimos que tiene Taringa.net.

Sin éxito estuve buscando una foto muy graciosa, donde de alguna manera consiguen que una de las celebridades estuviera tres escalones más arriba que Giscard. En este caso, la solución del fotógrafo fue separarlos para que se advirtiera menos la diferencia de estatura. ¿A qué se debe tanta aprensión si los más famosos de la historia fueron petisos? Y en estos casos debe resaltarse que muy probablemente los mandatarios favorecidos con una manipulación fotográfica, seguramente no habían dado una orden tan tonta.

Lo que a uno le cuesta entender es lo que tienen adentro de la cabeza quienes piden una alteración fotográfica y los que la llevan a la práctica, aunque en este último caso se entiende la amenaza que puede pender sobre el profesional. El duelo de protagonismo entre Mubarak y Obama resulta todavía más patético si se piensa que en estos tiempos de internet, el engaño no puede durar mucho tiempo. Lo que nos lleva a otra reflexión, por ejemplo, sobre la ley de prensa que se pretende imponer en Uruguay. Hablamos de la nueva ley de prensa, porque ley de imprenta, el código civil y todas las figuras delictivas con la información que uno puede imaginar aún mirando al futuro, ya las teníamos. Lo que se pretende ahora  es que el gobierno o algún órgano caprichoso, dictaminen cuál es la verdad y cuál la información que puede ser suministrada al pueblo soberano, suponiéndolo tan definitivamente idiota que es incapaz de discernir entre lo verdadero, lo supuesto, lo sugerido, lo engañoso… y el photoshop.

Saliéndonos de la cosa política, algunas adulteraciones son comprensibles a mi manera de ver, y en estos dos casos un poco más complicadas, pues se trataba de intervenir en una filmación, no en una foto estática. Pero ¿qué ibas a hacer?, ¿filmar de nuevo una escena con un montón de extras porque aparece un jet de pasajeros en medio de la Guerra de Troya o porque asoma la grifa Adidas en el turbante de Jack Sparrow?

 

Tratando de ponerle un cierre a este tema, personalmente me parece no solo incuestionable sino plausible, la alteración a tope de la selva amazónica en la alegoría de arriba. En tanto me parece de pésimo gusto, agraviante para el recuerdo de miles de víctimas, la alteración fotográfica de esa foto donde se pretende que creamos que alguien fotografió a un turista instantes antes de que uno de los aviones se estrellara contra la primera de las torrres gemelas.

Finalmente, si te picaron las ganas de trucar tus propias fotos, acá tenés:

A) Muchos programas y consejos para hacer fotos trucadas:

http://www.softonic.com/s/para-hacer-fotos-trucadas

Excelentes orientaciones de un experto  en Taringa

http://www.taringa.net/posts/imagenes/11364186/Hdr-imagenes-muy-buenas-yapa-como-hacerlas-con-photoshop.html 

Principal fuente de información y de fotografías

http://www.taringa.net/posts/imagenes/16819410/Fotos-trucadas-que-dieron-la-vuelta-al-mundo.html

¿Ya había cerrado? ¡Ooops! Vale la pena incorporar esta última foto, que encontré en uno de esos lugares que colecciona fotos trucadas. Y no dudo que esta lo sea… aunque bien podía haber sido tomada en las inmediaciones de Cabo Polonio, donde las vacas van a veranear, a refrescarse y darse una fiestita con las algas que llegan a la orilla. Ellas también tienen sus trucos.

Guillermo Pérez Rossel