ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Portada El Pais, Uruguay

Avistar ballenas


No te aconsejamos invitarlas a almorzar, pues se pueden comer 300 kilos de krill en una hora.

 


Pero podés mirarlas y fotografiarlas, no les molesta en la medida que seas prudente y lo hagas desde la costa, sin armar alboroto porque están enamoradas y cualquier acto sexual necesita respeto y un poco de intimidad. ¡Si será linda nuestra costa que el bicho más grande del mundo viene acá a pasar su luna de miel!

Es cierto, todavía no es temporada de ballenas, pero es el mejor momento para relacionarte con la Organización para la Conservación de los Cetáceos ( http://www.ballenafranca.org/leer.php/13)  donde un encomiable grupo de gente  enseña  cómo comportarse con las ballenas, cómo entenderlas y cómo lograr que vuelvan a ser un alegre montón de mamíferos muy, pero muy inteligentes y muy pero muy queribles. Y de paso, podés dar una mano, que siempre viene bien. Allí es donde uno se entera que ese extraño comportamiento en nuestras aguas obedece en un 82% a actividades de reproducción, un 16% a traslados y apenas un 2% a reposo.

Hace un tiempo publicamos una foto espectacular de una ballena austral, igual que las nuestras, cayendo encima de un velero, pero en la costa de Sudáfrica. No fue para nada un espectáculo divertido, pues la ballena resultó muy herida y si saltó encima de la embarcación, es casi seguro que fue antes hostigada por imbéciles que también surcan los mares. Ver http://www.viajes.elpais.com.uy/index.php?option=com_content&view=article&id=512:no-asustes-a-las-ballenas&catid=92:destacado&Itemid=629.

 

La foto del desafortunado accidente en Sudáfrica y el rescate de una ballena en nuestra región.

Hay organizaciones públicas y privadas que embarcan avistadores con responsabilidad y permisos gubernamentales. Francamente, no es lo ideal, es mejor aprontar el mate, llevar el zoom, y sentarse en la costa bien abrigadito, pues llegan a nuestras costas de Canelones, Maldonado y Rocha en los meses de julio a noviembre. La responsabilidad es el caso de Jorge Schmid, que lo practica en la costa argentina también visitada por el gigante (ver www.puntaballena.com.ar/avistajes). Schmid no solo embarca turistas responsablemente, sino que también aporta buena información, como es el caso de la infografía que reproducimos más abajo.

Casi las matamos a todas. Hay ballenas francas en nuestro hemisferio austral y también las hay, algo diferentes,  al norte del ecuador. El calor ecuatorial las mantiene separadas, pero ambas tienen la misma mansedumbre y docilidad.

Imagen de previsualización de YouTube

Ver para creer…

Imagen de previsualización de YouTube

Cada año más amistosas… algo que debemos cuidar.

No son rápidas como los delfines ni violentas como las orcas, no señor, ellas deambulan cerca de las costas, se agrupan en familias y para su desgracia, al morir sus cuerpos quedan flotando, característica que es única en estas ballenas. Si se hundieran, los buques faeneros no podrían descuartizarlas con la comodidad que lo hacen por culpa de esa característica. Sus cuerpos pueden rendir más de 7.000 litros de aceite.

¿Quieren un dato horrible? Pues bien, para cazar a su prima, la ballena franca boreal, primero mataban a su cachorro y lo ataban a popa. Como la madre no abandona a su hijo, era fácil terminar con ella también. Moby Dick es una estupenda novela, pero es muy mentirosa; Gregory Peck era un abusador sanguinario y, para colmo,  la película salpicaba hasta la cuarta fila del biógrafo del barrio. Las asesinaron a mansalva durante cuatro siglos.

Pero no todos los seres humanos son iguales de crueles (aunque por las dudas no les des confianza). Está por ejemplo la buena gente de la ya mencionada Organización para la Conservación de los Cetáceos y está también toda la gente que colaboró para que desde 1935 está legalmente protegida. Lo cual durante mucho tiempo importó un pito y continuaron masacrando ballenas sin ninguna consecuencia. Pero desde 1975 esos asesinatos ocurren muy pocas veces; la prohibición es mundial y todos pueden contribuir a evitarla formulando las denuncias, por ejemplo a nuestra OCC:
Organización Conservación Cetáceos
Teléfonos
Oficina: +598 0479 8318
Celular: +598 099 124 144
Correo electrónico: [email protected]
Dirección postal:
Av. Solari s/n. Centro Marino. La Paloma
Rocha, Uruguay.

La OCC tiene un programa de voluntariado y realiza múltiples actividades con las cuales podés contribuir personalmente o, si no tenés tiempo ni ganas, realizando una donación para que ellos puedan incrementar sus actividades.

¿Por qué es importante que lo hagas? Pues empezá sabiendo que en el mundo hubo al menos 300.000 de estos gigantes, en tanto que ahora, tras tantos años de protección, solo se logró una población que se presume de unos 4.000 ejemplares.

Las hembras adultas miden unos 16 metros y los machos son unos dos metros más pequeños. Los recien nacidos miden entre 4 y 6 metros, pesan hasta 10 toneladas y algunos de ellos, que fueron avistados en Uruguay, nacieron casi blancos. Solo al alcanzar la edad adulta recuperan el clásico tono grisáceo. Las fotos son de uso libre según se informa en OCC.