ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Asia

Dale un besito al tiburón ballena

 

Ahora cualquiera te trae fotos nadando o besando delfines, pero ¿a cuántos amigos viste fotografiados con un tiburón de 12 metros de largo?

Si semejante tiburón te pone un poco inquieto, quizás te sientas más cómodo con una mantarraya gigante que apenas llega a los 8,5 metros y difícilmente pese más de una tonelada y media, es decir algo así como dos de esos autitos chinos que pululan por Montevideo… pero un poquito más grandes. Pues si se te da la gana y tenés los entre 3.500 y 4.000 euros que cuesta la excursión de nueve días, podés sacarte también ese estrambótico capricho. Agregale mil dólares más del pasaje a Madrid, pues te estoy hablando de un paquete que sale desde aquella ciudad.

Y no me digas que te aburriría pasar una o dos noches en Madrid… Si no me podés creer, informate en http://www.islasdelindico.com/viajes-maldivas/viaje-buceo-en-maldivas/470 donde te dan toda la información necesaria aunque omiten algunos detalles, como que podría ocurrir que justo cuando vayas, los tiburones y las mantas gigantescas estén de gira por algún otro lugar donde hay menos turistas, o donde se fue el plancton embarcado en alguna de esas corrientes que, como la del Niño, tienen de cabeza a los oceanógrafos.

Volvamos a la excursión para tener algo de dónde afirmar al relato. Aunque tuvieras tanta mala suerte, pues no es lo habitual, aún así recorrer esa aglomeración de atolones convertida en país, en asombroso país, es algo que no olvidarás en toda tu vida. Además, en esas aguas donde la visibilidad es de 60 metros, podrás molestar a tu gusto a una cantidad y variedad de peces y otras criaturas que han transformado en paraísos de vida esas afloraciones coralinas de las que son propietarios sin discusión. ¡Cuidado con las rayas que no son gigantes porque todas tienen aguijón urticante, algunos con tóxico potencialmente mortal! ¡Y cuidado también con los tiburones que no son ballena y que hay en enorme abundancia, pues esos no comen plancton!

También podés evitarte los sustos y, mientras los novios andan con los tiburones, vos aprovechás para mirar lo linda que está la playa.

No te hagas problema, la gente que dirige al equipo te dará todas las instrucciones y en el caso de que no tengas título habilitante (open wáter o superior) para hacer inmersiones profundas, te pueden arreglar de llegar unos días antes y hacer el curso en Male, que es la capital de las Maldivas. También te indicará las fechas más apropiadas para ver una u otra especie. Y ahora, si sos un experto, me dirás que tiburones gigantes también tenemos por acá, al alcance de los pesqueritos  que salen del maravilloso pueblo pescador y balneario de Punta del Diablo. Es cierto, esos pescadores rochenses comentan que muy de tanto en tanto un tiburón “Perezoso”, tan grande como esos (¿será la misma especie?) se les engancha en las redes y para ellos es un desastre, pues lo tienen que atar a la lancha, a veces más chica, y trozarlo en pedazos (el bicho ya está agotado) para traer su presa a la costa y salvar lo que quede del avío.

Si querés saber más de la excursión, averígualo por tu cuenta, ya te dimos la url. Yo prefiero contarte más de las Maldivas, un conjunto de 1.190 islas coralinas agrupadas en 26 atolones en pleno océano Índico, al suroeste de la India. El sitio web http://www.thetruemaldives.com , dice que las islas se encuentran dispersas en una longitud de 820 kilómetros, a pesar de lo cual la superficie total  es de sólo 298 kilometros de los cuales la mayor isla cubre 5 km ². Cerca de 200 islas están habitadas y en otras 88 islas se han establecido resorts que conservan cierto aire exótico pesquero, pero que empalidecen a muchos cinco estrellas.

Sin embargo, de todas esas islas a nosotros nos interesa un pequeño lugar en particular: Hanifaru Bay. Esta es una de las islas deshabitadas, situada en el atolón de Baa y su tamaño no es mayor al de la cancha de Racing, sin incluir las graderías. Así que en la isla no verás a casi nadie, pero en las embarcaciones te encontrarás con los mejores equipos fotográficos y de buceo, así como a personas muy famosas a las que, igual que a vos, les falta esto, un poco de aventura y de riesgo, por más que los entendidos te digan que es más seguro que la playa mansa de Atlántida.

Si tuviste suerte y el avión sobrevoló este lugar antes de aterrizar, habrás visto que como en aquella película electrizante con Brooke Shields y Christopher Atkins, en el medio de ese atolón hay una laguna azul en la cual queda atrapado el plancton, luego de ser empujado por el monzón del Oeste, desde mayo hasta noviembre. Es esa concentración de plancton la que atrae hasta a 200 gigantescas mantarrayas simultáneamente, mientras los más tímidos y perezosos tiburones ballena aguardan su turno, que también llega.

Imagen de previsualización de YouTube

Esa web informa que el Gobierno de Maldivas cree que el exceso de buzos y nadadores que observan el escenario espectacular en Hanifaru Bay podría hacer que el comportamiento de alimentación de estas criaturas cambie, de manera que se ha propuesto protegerlas mediante la aplicación de regulaciones. El objetivo es encontrar el punto justo de equilibrio para que los gigantes se alimenten y los turistas naden y se saquen fotos sin molestarse mutuamente.

Así que si llegaste a  Hanifaru Bay, tené en consideración que estás en un lugar único en todo el planeta y también un lugar crítico para el desarrollo sostenible de todo el ecosistema. En todo caso no queda claro si la ausencia de peces gigantes en el 2011 se debió a la proliferación de embarcaciones o si las corrientes marinas vinieron en un ángulo ligeramente diferente, el caso es que no hubo suficiente plancton en la laguna (o bahía). Hasta la UNESCO tomó medidas para proteger el lugar. A partir de ese año, los turistas solo podrán permanecer 45 minutos practicando snorquel (no está permitido el buceo con tanques) y para tomar fotografías hay que sacar un permiso que supongo lo tramitarán quienes organizan las excursiones.

Hotelería exótica, pero del más alto nivel

Ciertamente es fastidioso, no es como hacer snorquel en absoluta libertad entre las rocas de Punta Ballena o de la Isla Gorriti. Pero las restricciones tienen un propósito inobjetable. Como compensación por tanta rigurosidad, y a pesar de que es un país de mayoría musulmana, no se necesita visado. Pero no autorizan permanencias mayores a 30 días. Tenés que tener en cuenta que tal como ocurre en casi todos los países musulmanes, están prohibidas las bebidas alcohólicas… siempre que haya alguna autoridad cerca. En todo caso, en el Ramadán, ni se te ocurra. Y corrés riesgo de decomiso, pues en el aeropuerto revisan si hay botellas con los equipos de rayos equis.

Acá vienen las buenas: casi no hay criminalidad, es un país libre de malaria, bien limpio y con gente muy amable… si respetás su particular manera de vivir y su religión.

 

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=yihoIvUBDM4

Imagen de previsualización de YouTube

Y si no querés tomar esa excursión y caer por las tuyas en las Maldivas, te diría que primero explores en la nunca bien ponderada TripAdvisor (http://www.tripadvisor.com.ar/SmartDeals-g293953-Maldives-Hotel-Deals.html ), donde podés escoger hotel, servicios terrestres, alquiler de embarcaciones y todo lo que se te ocurra, siempre con la precaución de que este es un sitio de libre acceso, al que suelen colarse los operadores para calificar con la máxima nota sus propios emprendimientos. Así que ojito, acá tampoco es oro todo lo que reluce y la mejor garantía es pedir asistencia a tu agente de viajes.

Antes de despedirnos de la amable web que nos dio tanta información y fotos, algunas de autor célebre,  reproduzcamos la lista de las cosas que podremos ver (y almorzar), ya no en esos mezquinos 45 minutos solo válidos en Hanufaru, sino en muchos los otros atolones. ¡Mirá qué lista!

Empieza por la A de Almeja, sigue con Almeja azul,  Anémona,   Anguila jardinera,   Anguilas de mar,   Atún,   Barracuda,   Caballito de mar,  Cangrejo Araña,   Coral Blando. También veremos al pez payaso y su relación de mutualismo con las anémonas. Sigue la Esponja,  Estrella de mar,   Fulas,  Fusilero,   Gorgonia,   Gusano de fuego (ojo con éste),  Labios dulces,   Lady Escarlata,   Mero,   Morena,   Nudibranquios,   Pez ballesta,   Pez ballesta payaso,   Pez cobre,   Pez Diablo,   Pez escorpión,   Pez león, el temible invasor  Pez loro,   Pez murciélago,   Pez Napoleón,   Pez pipa.  Una pausa para que juegues (según el tamaño y con precaución) con el   Pulpo, el más inteligente de todos los invertebrados. Sigue la   Raya Águila (Aetobatus narinari),   Raya Mármol ,  Tamboril espinoso ,  Tiburón de puntas blancas,   Tiburón gris,   Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata)  y … ¡basta que no cabe tanto bicho marino en una paella marinera!


Aparte de todo eso, tené en cuenta que es una zona con muchas corrientes y muchas  mareas, sería temerario que te aventures sin contar con la asistencia de algún entendido local. Las Maldivas tienen el récord de ser el país más plano en el mundo, con una altitud máxima de sólo 1,8 metros en la isla Vilingili, en el atolón Addu. Lo peor es que al parecer el cambio climático está haciendo de las suyas en las islas, y el océano Índico comienza a tomarse libertades en zonas que antes eran residenciales.
El  tsunami de diciembre de 2004 causó grandes daños, a pesar de que al pasar la ola por zonas de grandes profundidades, perdió altura y al llegar a las Maldivas tenía entre 1,5 y 4 metros. Pero eso bastó para que el agua penetrara prácticamente en todo el país, matando a más de cien  personas y dejando sin hogar a miles de  los 320.000 habitantes que tienen las islas, consideradas como uno de los lugares más densamente poblados del mundo.
Están pobladas hace al menos 5.000 años, y experimentó influencias del hinduismo, Boedism, romanos, griegos,  tamiles, cingaleses, árabes, portugueses, ingleses y holandeses, nos enseña la Wikipedia. En 1154 el rey abrazó el Islam y las Maldivas sigue siendo mayoritariamente  (y legalmente) musulmán.


La capital es Malé y debe ser también una de las ciudades más asombrosas, basta mirar las fotografías y la inusual pista de aterrizaje.  Aquí viven 105.000 personas, cuyas generaciones vivieron de dominación extranjera en dominación extranjera, comenzando con los portugueses, siguiendo con holandeses y británicos, y otros intentos muy variados, que tocaron fin en 1968 cuando se instauró un régimen republicano… con la particularidad de que en 38 años solo hubo dos presidentes, aunque también un islamismo menos drástico del que se practica en otros países.

Así que con todos esos nadadores, las Maldivas es uno de los países más ricos de Asia. Como país, pero no como distribución de riqueza por habitante. El 40% de ellos vive con menos de un dólar al día dice la Wikipedia. Sin embargo, por más que el turismo es una industria en expansión, la principal fuente de trabajo de los residentes es la pesca.

¿Porqué no distribuyen mejor tanta riqueza? Quizás no tenga que explicártelo, pero el argumento para mantener en poder del estado ingresos tan importantes, es original y quizá enormemente justificado.

Muchos o casi todos los expertos consideran como muy posible que el país entero termine inundado o sumergido en el océano Índico, de manera que el gobierno está comprando (visible o secretamente) territorio en algún lugar del continente hacia el cual debería trasladarse toda la población si es que quiere mantenerse a flote.
¿Querés una última reflexión no solo para que seas más respetuoso con las costumbres de países que no conocés? Pues bien, las Maldivas tienen un índice de alfabetismo de 97,2% y si bien no se divulgan los resultados de sus pruebas PISA, es posible que estén mejor que nosotros. Así que calladito y con humildad.

 

http://www.thetruemaldives.com

http://asseyri.travel/inn/?gclid=CJ3B2__psLsCFTRo7Aod3iwA0A

http://dustjacketattic.blogspot.com/2013/04/destination-maldives.html

Guillermo Pérez Rossel