ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Basílica de San Marcos


Hay gente que sale corriendo en dirección contraria a cualquier gran monumento a la Fe. Hay otros que tienen sensibilidad.


Una de mis preferidas es la Basílica de San Marcos que agrega a su belleza y riqueza histórico, el impresionante entorno de la Plaza de San Marcos. Cuando alguna paloma con urgencias gástricas te haya despertado del estupor que produce esta plaza donde se inventaron las bases del mundo contemporáneo y donde, junto con Florencia, germinó la estética que hoy disfrutamos, disponete a dedicarle al menos dos horas a esta Basílica tan particular en todo sentido.

Si llegaste a Venecia en primavera u otoño, tené en cuenta que dos veces al día la plaza se inunda coincidiendo con la marea alta. Deberías ir de día para poder recorrerla en horario habilitado, pero harías muy bien en volver por la noche, cuando hay menos gente y cuando mejor se disfruta del aspecto social de la plaza. Instalate en el Café Quadri y meditá, pero no te excedas porque dicen que tarde en la noche este lugar es peligroso.

No lleves ningún bolso porque no lo podrás entrar; también tendrás que dejar afuera la clásica botellita de agua; preguntá por la máquina fotográfica, a veces se puede y a veces no, no preguntes por qué. El ingreso a la basílica es gratuito y puede hacerse entre las 9.45 y las 17.00, pero la entrada al museo tiene su costo, lo mismo que a la Pala D’Oro que se paga por separado.



Una buena de los ladrones
. En todo caso la visita comienza por fuera y es tanto lo que se puede decir de la basílica y su plaza, que te impediría disfrutar de las imágenes colgadas por entusiastas en Panoramio. Quizás te convenga descargar una “audioguía” en tu mp3 (http://www.visitandoeuropa.com/venecia/audioguia.html) , revisar http://www.disfrutavenecia.com/basilica-de-san-marcos, mirar la pagina oficial http://www.basilicasanmarco.it/index.bsm, chusmear a fondo en la Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Bas%C3%ADlica_de_San_Marcos - http://es.wikipedia.org/wiki/Venecia) contratar una visita guiada o colarte al final de alguna de las que siempre andan por ahí. También podés encontrarla en Google Earth en 45°26?5?N 12°20?23?E / 45.434622. Nosotros preferimos no  profundizar mucho para no malograr las  sorpresas y privarte de descubrir algo.

El elogio a los ladrones se debe a que fueron un par de ellos los que trajeron reliquias robadas de Alejandría, entre ellas el cuerpo de San Marcos. Antes la iglesia estaba dedicada a San Teodoro; pero fue la importancia marinera y comercial de Venecia la que enriqueció al edificio y le dio ese aspecto tan característico.

Imagen de previsualización de YouTube

Vea el video en Youtube

Es una obra maestra de la influencia bizantina, iniciada en el 828 como una continuación del palacio ducal; pero fue incendiada y asolada en el 975 y reconstruida en el siglo XI por arquitectos y obreros de Constantinopla. Venecia se podía dar esos gustos, aunque en varias oportunidades no pudo impedir sucesivos saqueos, depredaciones y reformas que, sin embargo, no pudieron terminar con tanta belleza.

Las cúpulas son sencillamente increíbles y los mosaicos de cristal absolutamente sorprendentes, tanto que el arte del vidrio es uno de los valores patrimoniales de esta laguna y sus islas.

¿Por momentos algunas cosas de la basílica te resultan insensatas o incongruentes? Echales la culpa a los sucesivos gobernantes de la República Veneciana quienes impusieron como tributo a los mercaderes, un regalo a su elección para embellecerla. El resultado pudo ser más caótico.  En todo caso es mejor esto que lo que le pasó a los tesoros bizantinos de oriente, cuyos mosaicos fueron destruidos o cubiertos por los invasores turcos, cuyo islamismo repudia al arte figurativo tanto como en otro momento histórico los cristianos sostuvieron cruentas querellas icónicas. Curiosas vueltas de la vida.

La basílica tiene planta en forma de cruz griega, con cinco cúpulas y mucha superficie en mármol y mosaicos hechos con primorosas piedritas de cristal. Por fuera, la fachada tiene nichos de influencia occidental decorados con columnas y mosaicos muy posteriores a su construcción.

Para entender mejor a San Marcos hay que ubicarse en ese largo período en que Europa emprendió las Cruzadas y dos civilizaciones intercambiaron sangre y cultura. Por ejemplo, a la Cuadriga o  “Caballos de San Marcos” supuestamente de oro, le asignan la autoría nada menos que del escultor griego Lisipo, del siglo IV antes de Cristo. Pero suele haber demasiada leyenda en todo esto, no se olviden que en Florencia y Venecia no se inventó únicamente el comercio contemporáneo, sino también el marketing. Para empezar, no son los originales, son una copia estupenda, pero copia. A los originales se los llevó Napoleón para Francia, pero luego terminaron nuevamente en Venecia, en la Galería de la Basílica.  Lo que sí se sabe es que estuvieron en el Hipódromo de Constantinopla hasta 1204, cuando formaron parte del tesoro obtenido en el saqueo de la capital bizantina. Caballos de carne y hueso no hubieran galopado tanto.

En materia de animales heráldicos el que descolla en Venecia es el León de San Marcos, del cual encontrarás versiones por todos lados, incluyendo en la Basílica y en la columna que preside la plaza. Miralo bien, tiene una pinta de león chino que mata, pero no se lo digas a ningún vénetto porque te tira con una pizza. Andá a saber de dónde sacaron esa estatua; casi todas las demás parecen tanas de pura cepa y cada una de ellas entraña un misterio. No es lo mismo un león echado que un león agazapado u otro rampante, tan usuales en la heráldica europea. Cada posición, cada libro abierto o cerrado o espada que lo acompañe es todo un discurso.

Nosotros no te diremos más, sólo te recordamos que esta basílica debe estar entre tus prioridades, particularmente porque la rodea una de las ciudades más bellas del mundo y, para colmo, próxima a otra que esa sí, para muchos es la más bella: Florencia.

Quale paese l’Italia!

Guillermo Pérez Rossel