ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Africa

Heracleion: nunca dudes de Herodoto

Y tampoco de Homero. Igual que ocurrió con Troya, durante años se creyó que esta ciudad era una fantasía.

¡Mirá si después de secuestrar a Helena, a Paris no se la iba a llevar de luna de miel a una de las más lindas ciudades de su tiempo! Y su tiempo eran más de mil años antes de Cristo, más de tres mil transcurridos hasta ahora.  Lo de Heinrich Schliemann con Troya es un poroto, al lado del trabajo que se están tomando con esta ciudad descubierta sumergida en el Mediterráneo, a seis kilómetros de la costa egipcia, frente al delta del Nilo, donde siempre se dijo que estaba. Pero cuando Paris hizo su crucero romántico, la ciudad no se llamaba Heracleion, sino Thonis.

Tampoco dudes nunca que cuando surja una noticia como ésta, acá vas a encontrar historia y hasta un poco de fantasía inspirada en hechos, para no caer en el inerte y aburrido desapasionamiento. La novedad, informada por nuestra matriz impresa, consiste en que especialistas de la universidad de Oxford confirmaron el origen del espectacular material arqueológico rescatado por el explorador Frank Goddio en la última década: ya no hay dudas, se trata de la antigua ciudad de Thonis-Heracleion prolijamente descrita por Heródoto (http://www.elpais.com.uy/vida-actual/restos-sumergidos-frente-alejandria-corresponden.html).

Así que estamos hablando de dos ciudades culturalmente superpuestas a lo largo de siglos y siglos; en realidad son tres las ciudades, pues Goddio también descubrió muchos restos de la semisumergida ciudad de Canopus, que se preciaba de haber sido fundada por Menelao, quien sería cornudo pero también buen navegante pues en eso no hay incompatibilidades sino todo lo contrario. Canopus y Heraclion fueron los puertos más importantes en la salida del Nilo al Mediterráneo, hasta que fue levantado el de Alejandría, que ese sí persevera emergente. Thonis es la antecesora, la original faraónica.

No hay que ser arqueólogo para imaginar que esas ciudades portuarias se iban hundiendo en el lecho del delta, y que los ingenieros de la época aconsejaron construir algo más seguro unos 25 kilómetros aguas arriba. Sin embargo, los indicios de Heraclion muestran una catástrofe repentina, gracias a lo cual el amigo Goddio está encontrando intactos tantos extraordinarios vestigios.

 

Lo de Menelao suena a cuento griego, pues todo indica que Canopus tuvo su antecesora faraónica, lo mismo que Heraclion y que los griegos llegaron después. Heraclion, la desaparecida ciudad que convoca ahora tanta atención, estuvo durante todo su período de protagonismo, dedicada al dios Amón sin perjuicio de su simultánea dedicación a Hércules. Y habría sido fundada en el siglo 8 AC. Lo cual no es ninguna garantía de que los griegos no hubieran metido la cuchara desde el comienzo.

Porque uno de los gigantescos méritos de Alejandro Magno, consistió en que no iban como los colonizadores ibéricos, destruyendo cuanta cultura encontraran, sino que la dejaban estar, protegían a los sacerdotes… y se aseguraban sumisión  sin costo bélico. Es más, casi me jugaría a que promovieron el culto a los dioses faraónicos, todos ellos con sus estatuillas y estelas, de manera que ponían a los fenicios a fabricar, vender y transportar, mientras ellos se limitaban a cobrar impuestos y darle de punta a los masajes psicotrópicos con esencia de flores de loto. Eso explicaría que se encontaran  cientos y cientos de estatuillas y amuletos representando a Osiris, Isis y su hijo Horus ya embarcadas o prontas para embarcar;  todo un negocio impresionante en lugar de andar destruyendo templos. Y no me vengas con que a los griegos el comercio y la rentabilidad les parecían una ordinariez indigna, porque no te lo creo. De alguna manera había que solventar el tiempo que le dedicaban a la filosofía, el arte y la guerra.

Sin embargo, y quizás para afirmar lo patrimonial, los refundadores griegos levantaron allí un templo a Hércules y por eso la ciudad tuvo ese nombre. Así lo consigna Herodoto que anduvo por allí en el siglo V AC y lo confirma el geógrafo Estrabón, que llegó a la ciudad cuatro siglos después. Y lo recontrareconfirman los hallazgos de estos días.

Todo hace pensar que la ciudad se hundió recién en el siglo VI o VII dC y ahí es donde comienzan las especulaciones, algunas de las cuales hablan de terremotos y otras de hundimiento en el limo, aunque ambas posibilidades pudieron sumarse, porque cuando el cataclismo, Heraclion era una sombra de lo que fue. Es curioso que no hubiera crónicas detalladas de algo que seguramente ocurrió con mucho estrépito. Puede que aquellos cronistas fueran unos terribles haraganes, o que practicaban la autocensura porque los gobiernos  de la época los tenían amenazados acusándolos andá a saber de qué, porque en ese entonces no los podían calificar ni de neoliberales ni de comunistas.

En fin, todo comenzó a considerarse una leyenda hasta que en el 2000 Frank Goddio hizo el fenomenal descubrimiento a 45 metros de profundidad.

Frank Goddio procedió con todo respeto. En primer lugar convocó a un instituto oficial de investigaciones arqueológicas europeas, el IEASM y ellos a su vez pidieron informes al Instituto Smitshoniano de Washington y a la Universidad de Stanford. Ambos concluyeron que hubo sismos catastróficos en la región, lo cual explica la ausencia de saqueos.

http://www.ieasm.org/sites.php?lang=fr&area=egypte&site=heracleion&part=1/3

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=1FSRuRIdGfI

Toda la movida mediática de estos días, está centrada en la presentación de esta reconstrucción de la ciudad en 3D y a colores. Personalmente, me pareció bastante decepcionante.

——————

Las excavaciones submarinas permitieron descubrir  una pared de más de 150 m de largo que posiblemente rodeaba el templo de Amon de Gereb. Una placa de oro identificada como SCA 0876, escrita en griego, indica que el rey Tolomeo III había fundado (o renovado) en estos lugares un santuario dedicado a Hércules. Esa es una pero no la única prueba de que lo que encontró Goddio es la mítica ciudad consagrada al héroe.

La ciudad, edificada originalmente en una península, tenía varios muelles que se comunicaban entre sí y un lago que conectaba con el puerto de Canopus. Antes de los griegos y aún antes que los fenicios, hubo otros propietarios del comercio mediterráneo y estas ciudades-puerto que comunicaban con la inmensa riqueza y el inmenso consumo del Egipto faraónico deben haber sido muy prósperas, así como muy codiciadas.

Se encontraron más  de setecientos tipos diferentes de antiguas anclas y al menos 64 naufragios que datan desde el VI  hasta el siglo II antes de Cristo.

“El trazado de la antigua ciudad, con sus puertos, canales y monumentos, está tomando forma y cada año se obtiene información más valiosa», explica Frank Goddio en su página web, en la cual nos hemos basado principalmente y de la cual hemos tomado las fotos con que ilustramos este artículo. Recomendamos muy especialmente la consulta de esta fuente: http://www.franckgoddio.org/homepage.html . Por si querés cortar camino, aunque no lo aconsejamos porque toda esta web es apasionante, acá tenés el vínculo directo a Heracleion: http://www.franckgoddio.org/projects/sunken-civilizations/heracleion.html

Si no te da para tanto, al menos evaluá esta filmación submarina y sacate cualquier idea tonta de la cabeza. Estos lugares no solo están recontra protegidos sino que tenés que ser un buzo muy profesional para sumergirte a 45 metros. Pero la vas a tener que copiar y pegar en tu navegador, porque alguna razón impide insertarla en esta web: http://www.youtube.com/embed/jQez7ojgQDk?autohide=1&autoplay=1&rel=0&egm=1&modestbranding=1&controls=1&showinfo=0&showsearch=0&hd=1

Frank Goddio con la singular estela donde el Faraón le impone impuestos a los dioses griegos y luego, con su traje de buzo, gozando de la merecida fama obtenida con talento y esfuerzo.

No te creas que la vas a arreglar con el diezmo  que en el 378 aC imponía el Faraón Nektanebos a los dioses griegos (¡mirá que atrevimiento!) para obtener los recursos necesarios para levantarle un templo a la diosa Neith, que era su preferida. Cosas tan íntimas y cotidianas como ésta, son las que van saliendo a luz en esta ciudad sumergida que está dejando de ser misteriosa y que promete revelar muchas más cosas.

Uno de los misterios más apasionantes para los modernos detectives arqueológicos, lo es el naufragio identificado con el número 43, el cual al parecer forma parte de un mínimo de diez navíos supuestamente hundidos de manera premeditada, quizás para bloquear el paso de alguno de los canales, quizás para aislar a una flota invasora… todo es posible.

 

El Centro de Arqueología Marítima de la Universidad de Oxford (OCMA), fundado en 2003, colabora en el proyecto con el Instituto Europeo de Arqueología Submarina (IEASM), que a su vez coopera con el Ministerio de Antigüedades de Egipto. Sanda Heinz, de la Universidad de Oxford, es quien descubrió más de 300 estatuillas y amuletos sumergidos en Thonis-Heracleion, pertenecientes al período tardío y helenístico de Egipto. Esto puede aproximarnos al mundo religioso de aquél entonces, pero también a la ambición comercial, pues parece indudable la fabricación masiva de objetos que luego fueron apareciendo por toda la cuenca mediterránea.

Aunque en estos días se ha armado bastante alboroto por la presentación de una reconstrucción en 3D de la ciudad sumergida, estamos muy lejos de que Heracleion nos cuente todos sus secretos. Aseguran que el relevamiento completo llevará al menos 200 años.