ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

No sabemos ni dónde estamos parados


Los geógrafos salen elegantemente del paso diciendo que nuestro planeta es un “geoide”.

Lo cual será diplomático, pero no deja de ser absurdo, pues “geoide” significa que tiene la forma del planeta tierra, con lo cual quedamos como al principio. Lo que pasa es que es difícil explicar cómo es esta cosa sobre la cual estamos parados y con la cual giramos endemoniadamente, junto con otros giros y vertiginosas velocidades que nos impone la galaxia y ese universo que tratamos de entender desde que caminamos erguidos. Para que te hagas una idea: nos aguantamos arriba del planeta a pesar de que la velocidad de rotación es de 1.620 km. por hora en el ecuador y de que damos vueltas alrededor del sol a 107.118 kilómetros por hora.  Ahora, no te me asustes con las más estrambóticas configuraciones del planeta, pues no responden a la forma real;  son proyecciones teóricas relacionadas con la gravedad y la densidad  relativa en cada lugar. Y aclaro esto en negrita porque asustan los comentarios de gente que salta indignada al ver las fotos, sin tomarse el trabajo de leer el artículo. Aún así, los +- 100 metros que son las variaciones reales, no son poca cosa.

Así como el gran Obdulio una vez se puso la pelota debajo del brazo, seguro que alguna vez te sentaste encima de ella. Quedate con esa idea, pues justo esa sería la apariencia del planeta tierra si la mirás de lejos y si no te ponés en exquisito. Ni te imaginás cómo se denomina esa pelota aplastada que como turista tanto te apasiona.  Pues, la denominan “esferoide oblato” y tras ponerse medianamente de acuerdo sobre la nomenclatura de la figura, los expertos te aclaran que aunque es una buena salida para los cálculos de geoposicionamiento, la Tierra no tiene esa forma regular ni remotamente. La realidad es que está llena de brujones, chichones y escaldaduras por todos lados… pobre planeta.

La culpa de que nos hayamos abrazado a la idea de una esfera, la tiene Pitágoras quien aunque no fue el primero en asegurarlo, en el siglo V antes de Cristo introdujo el concepto de esferas perfectas, tal como lucían la luna y el sol.  Y ya que estamos, porque aunque increíble científico también le daba por el esoterismo, sostuvo que las esferas del universo se movían en armonía y hasta producían música, concepto que llegó hasta nada menos que Johannes Kepler. Es que a la gente le gustan las cosas fáciles de imaginar y se asusta ante la enorme complejidad del universo que nos rodea.

También les asusta que la Creación no tenga una geometría perfecta; lo cual equivale a tener una idea muy rupestre de lo que podría ser una armonía universal que responda a un divino criterio de ordenamiento, pues ¿quién dijo que la armonía debía ser apreciable sin un conocimiento también universal? Es decir, que estas revelaciones sobre la cruda realidad del universo no demuestran la inexistencia de un Ser supremo, y tampoco la confirman. Lo siento, deberás continuar guiándote por la Fe, pues para estas disquisiciones, la razón no sirve para nada.

Cabe la pregunta de cómo luego de saber tanto sobre el planeta, hasta el punto de que 200 años antes de Cristo Eratóstenes había calculado su diámetro con increíble precisión, los europeos descartaron todo ese conocimiento y sostenían nuevamente que la tierra era plana y que decir lo contrario era herejía. La verdad verdadera es que el concepto pitagórico nunca fue olvidado por la gente más culta, que era poca.

Volvamos a nuestro geoide, a nuestro esferoide oblato, medianamente prolijito, como lo exige la navegación, los adminículos GPS, los agrimensores, la cartografía que te venden en las estaciones de servicio y todos los que necesitan un planeta menos loco, más morfológicamente previsible. Pero a los topógrafos e hidrógrafos, como a otros técnicos, no los conformás con esa idealización morfológica que es como un prorrateo de la mayoría de las mediciones adoptadas. Excluíme las cordilleras, por favor, que no estamos para tanta complicación.

Para empezar, como no podés ignorar lo de las mareas y la atracción de la luna, debería quedarte claro que la tierra no es oblata ni mucho menos, sino que se estira como un globo de cumpleaños mientras el satélite la recorre, o más bien, dos horas después de que estuvo en el cenit de un lugar determinado. Pues la influencia gravitatoria no es instantánea. ¿Te podés imaginar esa ola descomunal recorriendo la tierra y con variantes locales según la profundidad de los mares y hasta ríos?

Desde ya te aclaro que todas esas figuras que ilustran este artículo (no olvides que estás leyendo un producto periodístico, no un informe científico) son groseras aproximaciones. Aún sin tener en cuenta que la forma varía de manera constante, tampoco se podría llegar a una maqueta en serio, pues las irregularidades son tantas y tan poco previsibles, que se deberían tomar más mediciones de la que es posible realizar… y luego, habría que procesar toda esa endiablada información para llegar a una consecuencia que tampoco tendría mucha utilidad práctica.

Lo cual no significa que debas quedarte con la idea ni siquiera de un esferoide oblato y que deberías asumir que también esto es terriblemente relativo, que dar por sentadas las cosas es temerario, que darle vueltas místicas a todo es caprichoso y que, a fin de cuentas, ponerle el nombre de GEOIDE, significa poco, pero es diplomáticamente atinado.

¿Por qué la tierra se acható en los polos? Esa es fácil de responder: por el efecto de la gravitación y de la fuerza centrífuga. Pero ¿cómo esas fuerzas pudieron modificar la forma de un cuerpo sólido al menos en su cerno? Bueno, ¡no te me pongas espeso! Capaz que no es tan sólido como creemos, capaz que millones de millones de años pueden sumar fuerzas y también, que el efecto de esas fuerzas ocurrió cuando el planeta estaba en formación, medio blandengue. ¿Vos te creés que la Wikipedia tiene respuesta para todo? Y menos mal que no la tiene, el conocimiento perdería todo su romanticismo.

Es justo la Wikipedia la que nos explica que tras las esferas perfectas de Pitágoras a Kepler, fue Isaac Newton en 1687 el que comenzó a sospechar que las cosas no eran tan redondas. Y lo hizo mediante un experimento al hacer girar velozmente un cuerpo viscoso en un fluido líquido. Esto naturalmente no incluye la modelación de la topografía terrestre debido a las fuerzas endógenas (los movimientos tectónicos) ni los exógenos (determinados por los agentes geomorfológicos).

Newton se hubiera vuelto loco si hubiera contado con el auxilio de los satélites y de los instrumentos de precisión que detectan cualquier anomalía gravitatoria. En general, la gravedad debería aumentar progresiva y certeramente, a medida que el tipo que toma los datos se aleja del ecuador en dirección a los polos. Y a los polos gravitatorios, pues no son los únicos. Los satélites, también munidos de instrumentos de precisión, detectan diferencias de hasta cien metros de altura o de profundidad, en determinados puntos del planeta.

Ahora, con todos esos brujones, y si vos fueras el científico que tiene que calcular la exacta trayectoria del cohete espacial que debe llegar a Marte, ¿te podés imaginar los errores en que incurrirías si no supieras exactamente donde apunta el verdadero cenit en el lugar donde estás apoyando el cohete?

En fin, que toda esta información no te servirá para abaratar el presupuesto familiar, ni para entender los discursos políticos, pero debería inducirte a un enorme respeto hacia quienes hacen esos cálculos astronómicos, a la vez que podría inducirte a un poco de humor acerca de los cálculos de horóscopos que publican casi todos los periódicos del mundo y a los cuales nadie les pide unanimidad. Es decir, que a un tipo de Sagitario hoy le pueden esperar sucesos totalmente diferentes, ya sea que lea El País de Montevideo, el Telégrafo de Paysandú o el Sunday Times de algún pueblito del oeste de Estados Unidos. Capaz que le erran por esas irregularidades topográficas… pero permitime una sonrisa.

Más importante es que te quedes con la idea de que el diámetro ecuatorial es 43 kilómetros mayor al  mismo diámetro a nuestra latitud, o algo así. Dice la Wikipedia que el punto más alejado del centro de la Tierra está en el volcán Chimborazo en el Ecuador. Si tu problema fuera la obesidad y querés engañarte un poco, andá a ese volcán y pesate, seguro que te sacás algunos gramos de encima pero ningún centímetro de cintura.

Pero no estés muy seguro, pues además de todo lo demás, deberías tener en cuenta la densidad del planeta en cada punto determinado, lo cual puede variar la incidencia de la gravedad. En fin, que si te interesa el tema, podés encontrar muchísima información buscando los siguientes ítems en esa maravilla que es la Wikipedia. Y no te olvides de seguir dudando de todo lo que leas y de todo lo que te digan, pues no es con la credulidad que la gente aprende algo.

 

Por si tenés mayor curiosidad, te transcribimos parte de dos interesantes capítulos del excelente blog http://www.portalplanetasedna.com.ar/datos_tierra.htm

Imagen de previsualización de YouTube

 

LA TIERRA EN CIFRAS:  

Diámetro de la Tierra en el ecuador: 12.756 Km.

Circunferencia de la Tierra en el ecuador: 40.076 Km.

Diámetro de la Tierra de uno a otro polo: 12.713,82 Km.

Circunferencia de la Tierra en los polos (meridianos): 40.009,152 Km.

Longitud de un grado de latitud en el ecuador: 110,576 Km. (Como la Tierra no es una esfera perfecta, el achatamiento de los polos hace que la longitud de un grado de latitud en los polos sea ligeramente mayor).

Longitud de un grado de longitud en el ecuador: 111,307 Km. (La extensión de un grado de longitud es mayor en el ecuador y disminuye gradualmente hacia los polos).

Superficie de fa Tierra: 510.101.000 Km.2

Volumen de la Tierra: 1.083.320.000.000 Km.3

Peso de la Tierra: 5.977 trillones de toneladas ó 5.977.000.000.000.000.000.000 t.

Velocidad de rotación de la Tierra sobre su eje. En el ecuador: 1.620 Km./hora.

Velocidad de revolución de la Tierra alrededor del Sol: 107.118 Km./hora

Velocidad a la que el Sol arrastra a la Tierra alrededor del centro de la Vía Láctea: 273,58 Km./segundo

Velocidad a la que la Vía Láctea se traslada en el espacio: más de 270 Km./s.

Imagen de previsualización de YouTube

ALGUNOS DATOS CURIOSOS

Las personas que se encuentran al norte del Trópico de Cáncer o al sur del Trópico de Capricornio nunca pueden ver al Sol exactamente por encima de sus cabezas.

Que el Sol se levanta por el este es una verdad no muy exacta. En realidad, salvo en el ecuador, el Sol sólo se levanta exactamente en el este en los equinoccios de otoño y primavera, alrededor del 21 de marzo y del 23 de setiembre. Y sólo entonces se pone exactamente por el oeste.

En los polos, donde hay aproximadamente seis meses de luz constante y seis meses de oscuridad, el Sol nunca se eleva a más de 23,50 sobre el horizonte.

En los equinoccios, la sombra que provoca al mediodía una persona en las latitudes 45° N. o 45° S.. tiene exactamente la medida de su estatura.

Si quieres vivir a igual distancia del ecuador y del polo sur, tu casa sólo podrá estar situada en la República Argentina, en Chile o en Nueva Zelandia.

La ciudad más austral del mundo es Ushuaia, capital del territorio de Tierra del Fuego, en la Argentina.

La ciudad más septentrional del mundo se encuentra en Groenlandia. Su nombre es Etah.

Si pudiéramos cavar un pozo desde Shangai, China, directamente a través del centro de la Tierra, apareceríamos cerca de Buenos Aires o Montevideo. Estos puntos de la Tierra, diametralmente opuestos, son denominados antípodas. Entre ellos existe una diferencia horaria de 12 horas.

Las siete novenas partes de la población mundial viven al norte del paralelo correspondiente a los 200 de latitud Norte.

Europa es el continente más densamente poblado. Dejando de lado el Principado de Mónaco, que tiene 22 000 habitantes en una superficie de 1,5 Km.2, el país europeo con mayor densidad de población es Holanda, que tiene más de 375 habitantes por kilómetro cuadrado.

El continente con menor densidad de población es Oceanía, que cuenta con menos de 2 habitantes por kilómetro cuadrado.