ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

El capitan Taylor y la cortesana

 Segunda parte, no menos apasionante, de un artículo que figuró entre Lo Mejor del 2012.

Esta historia es la continuación  del “El Motín de las cortesanas”  cuya primera parte publicamos ayer, recordando lo mejor de 2012. Rápido como un flipper a toda vela, Alberto Moroy nos escribió la segunda parte de esta historia que clama por alguien que transforme todo esto en novela histórica o en película épica. Aunque solo sea para taparles la boca a los que creen que estas cosas inauditas solo ocurren en el mundo anglosajón, para solaz de los cineastas.

Pues, no señor. El Río de la Plata es tanto o más fértil que las aguas nórdicas y caribeñas y la historia es una manera de viajar tan legítima como cualquier otra. De manera que el amigo Alberto nos embarca en Buenos Aires con el Corsario Thomas Taylor,  ya devenido en capitán de la Marina Argentina, quien no vacila en casarse  con Mary Clarke, la protagonista del sangriento “motín de las cortesanas”, ahora acaudalada señora propietaria entre otras, de la “Fonda  de la Inglesa” una de las más famosas de la capital porteña.

En ella se alojó el coronel chileno Luis Carrera, con la desgracia de que en otra, situada al frente (Los Tres Reyes), se hospedó su adversario Mackenna. Carrera decidió retar a duelo a Juan Mackenna para lo que solicitó a Taylor que hiciera de portador del desafío Taylor tenía en gran consideración a Carrera, en razón de los elogios que les hacía el cónsul Poinsett, por lo que aceptó la comisión y se ofreció para servirle de padrino en el duelo, el que finalmente se llevó a cabo y resultó en la muerte de Mackenna.

Izquierda escena del duelo en Buenos Aires / Luis Carrera / Juan Mackenna

Convento de Santo Domingo Buenos Aires (Essex Vidal) / Momia de Mackenna

Caras y Caretas Blas Vidal 1904

….Bajamos después a la cripta de la capilla de San Lorenzo y a la catacumba de san Francisco, (Alsina y Defensa) en las que se conservan las momias de la señora viuda de Virrey del Pino y el general chileno Mackenna. Yacen encerrados en dos arcas de las que se usaban para guardar caudales en el tiempo del Virreinato Por el fenómeno de momificación se conservan todavía como si acabaran de expirar Caras y Caretas (Blas Vidal)

El cuerpo de Mackenna

Francisco Antonio Encina, en su Historia de Chile, dice al respecto: “El cuerpo de Mackenna fue remitido a la ciudad por el Teniente Alcalde don Joaquín Villalba y se le colocó bajo los portales de la cárcel y casa del Cabildo, cubierto por su capote, para que fuese identificado”. Por el hecho de haber muerto en un duelo, no podría haber sido enterrado en tierra sagrada. Sin embargo, Vicuña Mackenna dice que: “…su cadáver, casi insepulto, fue arrojado en una fosa en el Claustro de Santo Domingo…”

Fue el mismo Vicuña Mackenna quien, 40 años después, mandó a colocar en ese lugar una lápida que decía: “A la memoria del general chileno don Juan Mackenna, fallecido en Buenos Aires el 21 de Noviembre de 1814, a los 43 años de edad”. Pero el infortunio de don Juan continuó aun después de su muerte. Durante la caída del general Juan Domingo Perón, ya en el siglo XX, las turbas saquearon e incendiaron la iglesia y el convento de Santo Domingo y uno de los primeros en arder, fue el altar de la Pasión, donde se encontraba la placa recordatoria ya mencionada, desapareciendo así todo  vestigio de su muerte.
No se sabe mucho acerca de la Sra. Clarke desde 1799 hasta 1807 en que se la describe como una eficiente enfermera que asistiera a las tropas británicas durante las Invasiones Inglesas. Después que desapareció su primer marido se casó con el asturiano Rosendo del Campo. Ambos vivían en la casa de José Bidal situada enfrente de la iglesia San Miguel Arcángel. Rosendo del Campo falleció en 1808, siete meses después que se realizara el censo de Buenos Aires. Sabemos que la Sra. Clara estuvo enferma durante un cierto período pero que luego se recuperó y se transformó en una mujer muy respetada y de fortuna que acostumbraba a liberar a sus esclavos.

Incluso se hizo cargo de la hija natural de una de las convictas (Jane Grigg) quien fuera abandonada por su pareja británica. La Sra. Clarke fue litigada cuando le vendió un esclavo al Sr. Melchor Fernández, chantre de la Catedral, sin advertirle que el mismo era un ladrón. En esta oportunidad es que aparece por primera vez oficialmente casada con Thomas Taylor.

Esta increíble mujer de 70 años de edad, que había tenido un comienzo tan difícil en su vida, falleció un 29 de julio de 1844 siendo querida, respetada y rica. Fue enterrada en el Cementerio de la Recoleta en medio de una gran ceremonia. El cortejo ostentaba dos coches fúnebres que era el máximo que autorizaba Rosas. Al día siguiente se realizaron los funerales en la Catedral Metropolitana en medio de una enorme asistencia.

¡¡Increíble pero justo final de una mujer que luchó como pocas contra la adversidad y culminó su vida como una benefactora y respetada patrona!!

El motín de las cortesanas; una heroína desconocida

http://viajes.elpais.com.uy/?p=5504

Thomas Taylor (su tercer marido)

Nació en Wilmington (Delaware), EE.UU., en 1779. Sabemos que junto a Joshua G. Ward supo tener a la balandra “Pinkney” construida en Baltimore en 1806 por William Flannigan. El 15 de mayo de 1805 Taylor, Primer Piloto de la corbeta estadounidense “The Hunter of Baltimore”, fue sometido a un sumario ordenado por el Virrey Rafael de Sobremonte acusado de haber ingresado a un corsario en el puerto de Buenos Aires (IX-12-7-8, Exp. 4, AGN).

En 1808, siendo capitán de la goleta “Molly”, fue capturado por el guardacostas español “San José y Ánimas” acusado de contrabandear mercadería en Buenos Aires, detenido y puesto en un cepo durante 4 horas. A fines de 1810, fue designado Comandante del bergantín “Hiena”, Thomas F. Jones era su Segundo Comandante. La ciudad de Nuestra Señora de Carmen de Patagones se había convertido en el centro de las operaciones españolas contra los rebeldes de Buenos Aires.

Carmen de Patagones 1832 / Desde Montevideo por agua, 1000 km.

Carmen de Patagones

Desde su fundación y después, Montevideo fue casi como  “la capital” para los habitantes de C. Patagones. La conocían bien, sus habitantes (emigrantes españoles ) habían llegado a Uruguay y permanecido varios meses en asentamientos como San José de Mayo, Maldonado y otros antes de ser trasladados. Por barco tenían un intercambio constante de mercaderías, pobladores y demás, Incluso la afluencia de esclavos, dejo una impronta multirracial y social (carnavales, etc.) similar a la uruguaya, hasta el año1900. En nuestros días San José de Mayo (ROU)  y Patagones (AR) fueron declaradas ciudades hermanas.

El Pasaje San José de Mayo ofrece una de las vistas más cautivantes del Poblado Histórico y de la vecina ciudad de Viedma. Su nombre se estableció en honor a la hermana ciudad Uruguaya fundada en 1783 con pobladores que tenían como destino final el Fuerte Nuestra Señora del Carmen  Así los pobladores tanto de San José de Mayo (Uruguay)  como de esta ciudad, han adoptado como gentilicio el de Maragatos creando así otro lazo de identidad que legitima el hecho de ser ciudades hermanas.

Pasaje San José de Mayo / Patagones, Marzo de 1811

La ciudad de C. Patagones se había convertido en el centro de las operaciones españolas contra los rebeldes de Buenos Aires. La mayoría de la población era española por nacimiento ó por conveniencia a los cuales se sumaban los denominados empecinados ó criollos leales al rey de España. Los patriotas habían arrestado al Coronel Faustino de Ansay  (Comandante  General de la provincia de Cuyo Arg. ), a los Ministros de Hacienda de Mendoza Domingo de Torres y Arrieta y Don Joaquín Gómez de Liaño y a José Roque secretario de Santiago de Liniers, todos ellos totalmente leales a España

Carmen de Patagones, Abril de 1812 A Taylor Se le escapan los realistas


Mapa esquemático de la situación en mayo de 1812. / Similar bergantín Hiena

Para saber un poco más
http://www.cementeriobritanico.org/artintgral/lasegundaescuadraarg.html

La Sublevación de Carmen de Patagones fue promovida por un grupo de prisioneros realistas españoles con el concurso de la población el 21 de abril de 1812 e implicó la pérdida del control de esa plaza fortificada por parte del gobierno revolucionario de Buenos Aires hasta su recuperación en 1814

El gobierno revolucionario había incorporado a su armada al bergantín (o Queche) Hiena, nave de 300 toneladas de porte, armada con quince cañones de a doce, muy rápida y especialmente apta para navegar con poco calado, por lo que se había convertido  en el principal desafío para la superior flota realista. Fue el primer barco que adquirieron los patriotas luego de marinada su flotilla sobre el surgidero de San Nicolás.( rio Paraná), su comandante Mr. Taylor, era un hombre de conocimientos muy aventajados en la náutica, y el que por sus honrosos antecedentes merecía y gozaba de toda la confianza del gobierno patrio

Tras estar al mando brevemente del capitán Estanislao Courrande y de Augusto Favier, el 11 de enero de 1811 fue puesto al mando de Thomas Taylor. “El Hiena” se convirtió en la única nave capaz de oponerse a la escuadra realista y Taylor fue puesto al frente de la escasa fuerza del río: el Hiena y los escasos lanchones artillados del puerto En una audaz maniobra y luego de un soborno, los realistas capturaron el navío mercante Amazona. El 15 de mayo de 1812 este mismo comando español capturó al “Queche  Hiena” después de un combate feroz en el cual murieron seis tripulantes y resultaron 12 heridos. Llegaron a Montevideo (Realista) El 13 de Junio y fueron recibidos como héroes Durante este hecho, fallecieron Thomas Wilson y Thomas Robinsón, Thomas Taylor y el oficial de Aduana Quesada fueron capturados y detenidos hasta el final del sitio de Montevideo.

Tras la victoria de l de Guillermo Brown en el Combate de Martín García y en el del Buceo, se cerró por mar el bloqueo de Montevideo con lo que se obtuvo la rendición de la plaza el 23 de junio de 1814. Taylor una vez liberado se encontró nuevamente en servicio y se hizo cargo de la corbeta Céfiro (Zephyr) en reemplazo de Robert Jones.

Combate de Martin García (Emilio Biggeri)/ Combate del Buceo (Roberto Castellanos)

El bergantín Hiena

Los sublevados partieron en el Hiena a Montevideo conduciendo prisioneros al comandante Sancho, al ministro Quesada, al capellán patriota José Acosta, al capitán Taylor y la oficialidad y tripulación que no se les había sumado. Arribaron a la plaza realista el 13 de junio y fueron recibidos con extraordinario entusiasmo: varios chicos eran enviados a recorrer las calles recitando unos versos de Gervasio Algarate, cirujano en las naves del Apostadero de Montevideo, (otros dicen que era botánico D. Gervasio Algarate)

Verso de época, en relación al hecho

“El Queche, el famoso Queche -Blanco de sus atenciones / Donde lo ha llevado Jones -A ponerlo en escabeche / Y por más que se aproveche -La República Argentina / De la plata macuquina -Que al pueblo tiene robada / No ha de comprar otra armada -Ni puede tener Marina

El bergantín Hiena ( L’Hyene ) de origen francés, era mejor conocido como Queche debido a que se asemejaba a un queche dado que su mástil mayor tenía menos guindada que el trinquete. Apenas tenía 300 toneladas, medía 45 m de eslora y poseía un calado de 3 m. El Hiena estaba armado con quince cañones de 12 libras que habían sido tomados del Fuerte de Buenos Ayres. Este buque arribó a nuestro país en Agosto de 1810. Fue adquirido a Guillermo Mann por Juan Larrea en $25.000 para el estado de Buenos Ayres. Más tarde fue remitido a Barracas con una tripulación de 11 marineros a las órdenes de Don Salvador Blanco.

En Noviembre, Augusto Favier fue designado Comandante con una tripulación de 28 marineros. Fue capturado por un comando español. En vísperas de la rendición de Montevideo a las fuerzas navales del Almirante Brown, el Queche se fugó con una tripulación realista llevando las noticias a España. En 1820, el Queche fue enviado por los españoles al Caribe comandado por el Capitán de Navío Latorre. Bajo el comando del Capitán Benito Larraigada entró a Curaçao y Puerto Chagres. El Queche fue finalmente desguazado en Quito y vendido como leña. (Fotografía autorizada gentilmente por Colm Butterly-Fastnet International Yacht Brokerage Ltd. Nº 1 Ardbrack Heights-Kinsale Co.Cork-República de Irlanda

Thomas Taylor se quedo con la sangre en el ojo

En julio de 1812, el ejemplar Nº 13 de la Gaceta Ministerial del Gobierno de Buenos Ayres anunciaba en forma desafiante que la pérdida del Queche ni incrementa el poder marítimo de nuestros enemigos ni reduce nuestros amplios recursos. Entre diciembre de 1813 y enero de 1814 hubo diversos intentos infructuosos por recapturar el Queche.
Tres años más tarde, Thomas Taylor fue nombrado Comandante de la “corbeta Zephyr”. Se hizo a la mar un 1º de agosto y navegando sigilosamente a lo largo de la costa brasileña llega a capturar el día 19 a la fragata española “Montserrat” cerca de Cabo Frío. Al mes siguiente apresa frente a Bahía a la goleta española “Divina Pastora” que se dedicaba al tráfico de esclavos. Taylor captura también a la nave española Cotagoita.

En marzo de 1816, Thomas Taylor adquiere la “goleta Santafecino”  (ex Romp de EE.UU. durante la guerra de 1812 contra los británicos). Dicha goleta que poseía ocho cañones de12 libras fue posteriormente rebautizada como Altívela y luego Atrevida. Las primeras acciones corsarias del Santafecino se llevaron a cabo el 15 de abril de 1816 bajo el comando de Squire Fisk. Al año siguiente esta unidad hostigó las costas de Cádiz comandada por J. S. Grennolds. Ese mismo año adquirió un navío llamado Mendocino.

En 1817, era el comandante del “bergantín Patriota”  (ex Four of July) apodado Enemy of Tyrans. Un 24 de enero el Patriota captura a la goleta española Conejo y un 6 de febrero hunde a la goleta “La Baja”. Al mes siguiente hace lo mismo con una goleta, 22 faluchos y una balandra frente a Cuba. El 10 de mayo captura a la “balandra Carmen” y el 16 de octubre al “bergantín Manco”. El 18 de octubre, frente de Trafalgar, entra en combate con barcos piratas argelinos. Tres días después captura y destruye frente a Cádiz a dos faluchos y 2 goletas. El 10 de noviembre, el bergantín de Taylor captura un lugre realista bajo un intenso fuego proveniente de las baterías de Tenerife. En 1817, llega a conformar una flota con la cual bloquea el puerto de Santiago de Cuba.

Una perlita

En enero de 1816, pocos meses después de que las huestes del temible Pablo Morillo arribaron a Cartagena para emprender la Reconquista, Alexandre Pétion le ofreció a Bolívar, entonces derrotado e incomprendido, la ayuda definitiva para la campaña libertadora. Era el presidente de Haití, primera nación de esclavos insurrectos y segunda en proclamar su independencia en el continente, y la única condición que le puso al caraqueño fue la emancipación de los esclavos.

En abril de 1817, Taylor entra a Port au Prince (Haití) y le da un plazo de cuatro días al dictador Alexandre Petion para que le devuelva todos los buques y carga que éste le había confiscado por un valor de 25 millones de dólares.

Alexandre Petion

En enero de 1818 “El Patriota” ingresa a Buenos Aires para ser reparado y posteriormente vendido a José Gervasio Artigas

El Sargento Mayor de Marina Thomas Taylor falleció en octubre de 1822.

Ref.
http://www.centronaval.org.ar/boletin/BCN812/812gerding.pdf