ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Asia

¿Me estás tomando el pelo o qué?

No es posible que exista esa vegetación ni en una isla estrambótica.

Pero sí existe y ya tenía de cabeza a la gente en la época de Alejandro Magno, que hizo navegar a sus soldados en un mar muy agitado, para que cosecharan una particular especie de aloe para el botiquín de su ejército. El nombre de la isla que da nombre al archipiélago también parece un chiste: “Socotra”.

Es un misterioso grupo de islas ubicado a 250 kilómetros de Somalía y a 350 kilómetros del sur de la Península Arábiga, como taponeando el Golfo de Adén. Algunos comparan el archipiélago con las islas Galápagos de Ecuador, solo porque atesoran especies desaparecidas o nunca existidas en el resto del mundo. Es curioso que se lo conozca tan poco, pues como superficie es mucho mayor, está poblado y sus habitantes son tan raros, mejor digamos exóticos, como su flora y su fauna.

Eso sí, llegar hasta allí por mar es un poco complicado. Además de un mar que se agita sin contemplaciones, también se han dado casos de piratería marina. Felizmente hay un aeropuerto, una ciudad también rarísima y un turismo ecológico apenas incipiente, pero interesante. Al final te damos la url de la página oficial del archipiélago. La isla pertenece a Yemen cuyo gobierno protege esa descomunal reserva o no le gusta mucho el turismo masivo o yo que sé. Así que antes de armar las valijas investigá con cuidado pues no es que no se pueda sino que hay que tomar precauciones.

Ahora, ¿vale la pena ir hasta allí? Bueno, es la isla que se perdió Darwin, pues si la hubiera visto, figuraría en todos los tratados botánicos y capaz que explicaba el misterio de que haya tanta gente a la que le gusten las telenovelas, pues eso tiene que ser alguna consecuencia fatídica de la evolución de las especies.Según dice la Wikipedia, hasta hace unos diez millones de años formaba parte del continente africano, pero por ese entonces la vida en el planeta asumía formas que en su mayoría desaparecieron. Así que ahí el ADN tuvo que arreglarse como pudiera en esa isla, sin que nadie le explicara cómo debía proceder para que todo quedara parejito en el mundo.

Solo así se explica que lo que entre nosotros es un sencillo pepino, allí asume forma de árbol parecido a los Baobabs, pero cuya savia resinosa sale generosa ante cualquier tajo con color rojo intenso. Se la llama Sangre de Dragón y podés inventarle cualquier cualidad curativa, pues tiene fama desde la Edad Media occidental.

Si sos zoólogo o botánico tené cuidado, pues acá te puede dar un soponcio. A diferencia de las Galápagos se encuentran pocos estudios en Internet, de manera que hasta podés tener suerte y descubrir algo. Parece que la primera alusión a este lugar figura en Periplo por el Mar Eritreo, publicado en el Siglo I como ayuda a los navegantes.

¿Querés más complejidades? Socotra no es una palabra árabe, ni griega, ni latina. Procede del sánscrito “Dvipa Sukhadhara” y significa Isla de la Felicidad. Nadie se toma el trabajo de explicar como sobrevivió la nomenclatura sánscrita en un lugar que fue dominio portugués y británico, luego de pasar por todas las etnias que anduvieron a las vueltas en esa región del mundo. Claro que, pasaban, curioseaban y se iban.

Porque habrá biodiversidad, pero en apariencia no hay petróleo ni ninguna de las otras cosas que terminan con un lugar aislado. Así que ahora alberga a unas diez mil personas repartidas en el archipiélago y dedicadas a la pesca y a la ganadería. La ciudad más poblada es Hadiboh, que tiene unos 8.500 habitantes.  En su mayoría carecen de electricidad, agua corriente y carreteras pavimentadas, aunque desde los años 90 hay un programa de las Naciones Unidas dedicado a mejorar la calidad de vida de gente cuyo idioma es el soqotri, emparentado con el Mahri y el Jibali, que se hablan en la península arábiga.  ¿Querés otra curiosidad? Hasta el Siglo X esta población estaba documentada como cristiana.

Con 800 especies que no existen en el resto del mundo, se imponía que las islas fueran reconocidas como Patrimonio Mundial Natural, cosa que ocurrió en julio del 2008.  En cuanto a estas especies, y para no andar presumiendo de cosas que no se saben, citaremos textualmente a la Wikipedia:

“Los botánicos sitúan a la flora de Socotra entre las diez que más peligro de desaparición corren en el mundo. Una de las plantas más extrañas de Socotra es el Dracaena cinnabari, un árbol de extraña apariencia con forma de paraguas. Su savia, de color rojo, era buscada en la antigüedad para ser usada como medicina o tinte”

“Al igual que ocurre con otras islas aisladas, los murciélagos son los únicos mamíferos nativos de la isla. Como contraste, la diversidad marina es muy grande, y se caracteriza por la presencia de especies originarias de las regiones biológicas próximas, el océano Índico occidental y el mar Rojo.La formación vegetal más sorprendente de la isla se encuentra en los acantilados, al pie de las montañas. La vegetación allí está dominada visualmente por el árbol de pepino, Dendrosicyos socotrana, una subclase particular de la rosa del desierto, Adenium obesum subsp. socotranum y Euphorbia arbuscula. Más arriba, en las montañas, domina la dragonera de Socotra o árbol de la sangre del dragón (Dracaena cinnabari), con una copa en forma de paraguas”.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Página oficial de las Islas Socotra: http://www.socotraisland.org/

Fotos colgadas por usuarios en Google Earth