ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

Por qué los ingleses manejan por la izquierda

Mejor preguntate por qué nosotros cambiamos a la derecha.

Pronto comienzan los juegos olímpicos en Londres y este tema puede interesar a muchos, aparte de que es una curiosidad, la mires por donde la mires. Pues bien, los que cambiamos fuimos nosotros;  ellos se aguantaron en el molde conduciendo por la izquierda. Hay razones, pero también hay caprichos…

En los caminos romanos existe constancia de que, cuando había espacio, se conducía por la izquierda y eso obedecía a una razón atendible. Si agarrás las riendas con la derecha, ¿cómo hacés para sacar la espada cuando aparecen  los godos capitaneados por Asterix? Así que desde que se inventaron los caminos, la gente anduvo por la izquierda para dejar libre la mano derecha, sin necesidad de una patente y un reglamento único, como ahora quieren imponer.

¿Entonces, por qué de pronto les vino la manía de conducir por la derecha? Aunque hubo antecedentes muy caprichosos, el cambio de tendencia coincide con la aparición del automóvil y tiene su razón de ser.  Pensá un poco: ¿con qué mano te resulta más fácil hacer los cambios y poner el freno de mano? Con la derecha, naturalmente, y eso obligó a los fabricantes a poner el volante del lado izquierdo, a sobrepasar por la izquierda, arrimarse al cordón de la derecha y mirar también a la derecha, antes de cruzar la calle. Ahora, si sos zurdo, embromate o mudate a un país de los tantos en que todavía se circula como hace siglos.

Uruguay cambió el sentido de circulación en 1945 y los que son tan vejestorios como quien esto escribe, quizás puedan recordar cómo nos atosigaron en la escuela para que aprendiéramos de nuevo a cruzar la calle, aunque en aquél entonces había muchísimos menos autos y ninguno de ellos podía superar los 80 kph sin que se le aflojaran todos los tornillos.

Y si esto está tan claro, ¿porqué los ingleses todavía conducen por la izquierda? Andá a saber… quizás porque los franceses conducen por la derecha, quizás porque no se les ocurrió a ellos… quizás porque  hay más zurdos que entre nosotros, andá a saber… No es lo único en que los ingleses son diferentes y resisten ideas o regulaciones que pretendieron ser universales, como el sistema métrico decimal o los grados centígrados.

En cuanto al sistema métrico decimal, Europa (esa cosa que los ingleses denominan “continente” y lo hacen en voz baja para no ofender) se basa en el formidable invento del Cero que nos regalaron los fenicios y le agregaron una medida objetiva pretendidamente inamovible, como la diezmillonésima parte de la distancia que separa el polo de la línea del ecuador terrestre. Les llevó bastante tiempo apegarse a eso y poco tiempo para comprobar que la medida no era tan inamovible, así que la actual definición del metro es este descomunal intríngulis: “1.650.763,73 veces la longitud de onda en el vacío de la radiación naranja del átomo del criptón 86”. Podrías suponer que no entraron en esa porque se la veían venir. Pero así como es fácil admirarlos por tantas cosas, en estas otras cuesta entenderlos y compartir su folklórica resistencia a los cambios.

Más difícil es comprender su apego al seis y al doce en todas las cosas, incluyendo las monedas; o la resistencia de Inglaterra y otros países a la tan racional escala centígrada de temperatura que inventó Celsius, que era sueco, lo cual es mucho menos grave que ser francés. Celsius adjudicó el 0 grado centígrado a la temperatura en que el agua se congela y los 100 grados los hizo equivaler con la temperatura de ebullición. Lo hizo en 1742, en tanto que Fahrenheit  desde 1724 había utilizado el mismo patrón, pero fijando en 30 grados la congelación y en 212 la ebullición. Todo para que no hubiera grados negativos, como los 8 grados bajo cero que todos los inviernos se registran en el litoral solo para que todos los uruguayos, todos los años, digan ¡esto nunca ocurrió: el clima está cambiando!

Parece una discusión algo peregrina, pero no lo es cuando se aprecia la constancia con que Francia e Inglaterra asumen patrones diferentes para tantas cosas. Aún así los admiramos a ambos y nos divertimos con estas cosas… si no fuera porque algunas tienen consecuencias económicas. Para empezar, los autos con volante a la derecha suelen ser más caros, lo cual no significa otra cosa que hay maneras perversas de acosar a los ingleses, como verán en el capítulo final, donde reproducimos un apéndice de la Wikipedia referido a las ventajas de conducir por la derecha.

LOS BANDOS CONTRARIOS

Suman aproximadamente un 34% de la población del mundo, las personas que conducen por la izquierda o esquivan a los vehículos que vienen por ese lado. El 66% maneja como lo hacemos nosotros. Si la medición se hace en comparación con el kilometraje de carreteras disponibles, la relación es de 28% para los de la izquierda y 72% para los de la derecha.

Y esto no es tan poca cosa, como lo parece. Si vivís en un país de conducción por la derecha, tendrás tendencia a entrar al supermercado o al shopping girando también hacia la derecha, lo cual puede provocar menos ventas de un lado u otro del sentido de circulación.

Las precauciones en Londres no se limitan a la conducción o a la vigilancia al cruzar la calle. Por ejemplo, si andás por la vereda en Picadilly y al doblar una esquina lo hacés hacia la derecha y pegado a la pared, podés despeinar a un londinense o, peor aún, estropearle la raya del pantalón. El inglés, milenariamente cortés, esbozará una sonrisa y seguirá su camino. Pero podría ocurrirte que hayas atropellado a un defensa de la selección de rugby que justo ese día andaba de malhumor y eso sí que es peligroso.

COSAS POCO COMPROBABLES

Es cierto que los franceses, llevando esta vez ellos la contra, circulaban por la derecha antes de que los automóviles se popularizaran. Sobre esto hay una explicación difícil de creer y más difícil de demostrar. Dicen que Napoleón era zurdo y modificó la regla a pura egolatría. Nadie dice dónde está esa norma dictada y Napoleón, bien se sabe, una mano la mantenía disponible para su espada y la otra debajo de la chaqueta, cuidando el reloj… porque por más héroe que seas, nunca falta un punguista.

Lo cierto es que por alguna razón contradictoria, los aristócratas europeos preferían conducir por la izquierda para que la plebe lo hiciera por la derecha. Dicen que con la revolución francesa, los aristócratas querían pasar desapercibidos y se jugaron a la derecha. Así que como vemos el debate sobre la orientación del tránsito comenzó bastante antes de que se inventara el automóvil y todavía no terminó.

Esa curiosa cuestión cultural entre Inglaterra y Francia, se manifestó también en la interna de España, donde mientras en Madrid se circulaba por la izquierda, en Barcelona se circulaba por la derecha, como corresponde a dos pueblos contestatarios, pues en esas cosas se afirma la regionalidad. Sea como sea, la ganaron los catalanes, pues la mano derecha se impuso en Madrid en 1924.

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=gjiIrw2RATc&feature=related

Ahora, ¿es tan difícil manejar por la izquierda? Ahí te ponemos un video para que experimentes en carne ajena. Si sos el conductor, no te podés distraer ni un instante, pues apenas dejás de prestar atención, comenzás a manejar con el “piloto automático”, esa capacidad subliminal de hacer las cosas repetitivamente guiándose por la experiencia previa. Si no tuviéramos ese privilegio, tendríamos que aprender a andar en bicicleta cada vez que nos subimos a una.

En este caso, esa ventaja opera en contrario y cuando otra persona que viaja contigo, pretende que dejes de estar tan  concentrado y le cuentes qué decía ese cartelito en inglés, no se da cuenta que te está invitando a estrellarte de frente con un británico que lleva siglos haciendo casi todo lo que hace, y lo hace muy bien.

Esa cuestión subliminal también refiere al “perímetro” de tu vehículo, pues estás demasiado acostumbrado a que tenés más auto a tu izquierda que a tu derecha y en Londres te ocurrirá exactamente lo contrario. Si dejás que conduzca el “piloto automático”, estás frito.

En fin, que si a vos te exigirá mucha atención manejar en Londres, a los británicos les insumirá mucha paciencia sobrellevar tu manera de conducir, y no solo por el sentido de la marcha, sino por esa cortesía, que será un poco empacada, pero es cortesía sin lugar a dudas, algo que a nosotros no nos sobra. Fijate este comentario de un lector español a ese respecto: “En Gran Bretaña está permitido cambiar de sentido en medio de la ciudad y, según parece, la gente se para cortésmente para que maniobres con facilidad, aquí haces eso y te sacan los intestinos por la ventanilla…”. ¿Te animás a asegurar que eso no ocurre con los uruguayos?

VENTAJAS DE CONDUCIR POR LA DERECHA

 

En la Wikipedia coleccionaron algunas ventajas de conducir por la derecha, lo cual puede resultarnos satisfactorio. Pero si sos un inglés, un australiano, un neozelandés y te molesta lo que está expresado, solo tenés que dar vuelta la hoja del revés y leerla en sentido contrario para que se asegure lo que vos querés leer. Porque en eso está la cosa, cada cual cree que lo suyo es lo mejor.

 En un turismo, un conductor diestro puede manejar la palanca de cambios y otros controles del salpicadero que requieran movimientos de precisión con la mano derecha mientras usa la izquierda para girar el volante, lo cual requiere movimientos más grandes y menos precisos. Los coches de carreras normalmente están configurados con la palanca de cambios a la derecha, incluso si se trata de países que conducen por la izquierda, aunque no está claro cuál es el motivo real de esta decisión. La FIA, organizador de las carreras de coches, tiene su sede en Francia, un país de conducción a la derecha.

  • El tráfico en rotondas y otros sistemas de girado fluye en dirección contraria a la de las agujas del reloj. Esto es lo más natural para la mayoría de las personas, que dibujan círculos y se mueven por los edificios en sentido antihorario, girando a la derecha al entrar.
  • Para los ciclistas y motoristas, la mayoría de las señalizaciones se hacen con el brazo izquierdo, permitiendo al brazo derecho sujetar el manillar, lo cual es más fácil y seguro para la mayoría de la gente, que es diestra. Esto es especialmente importante ya que los manillares tienen una relación de rotación 1:1, al contrario que un coche, que se acerca a 10:1 (girar 10 grados el volante tiene como resultado el girado de 1 grado de las ruedas).
  • Aproximadamente dos tercios de la población mundial (más, si tenemos en cuenta el número de conductores), vive en países que conducen por la derecha. Con el aumento de viajes internacionales, es más seguro y más práctico para un país conducir en el mismo sentido que sus vecinos. Ésta es la razón más común para el cambio de los países a la conducción por la derecha.
  • Es más fácil ir marcha atrás cuando se conduce por la derecha. Esto es debido al par natural del cuerpo por usar el pie contrario izquierdo y el brazo derecho para apoyarse, los cuales no puede ser usados cuando se conduce por la izquierda ya que el pie derecho está en el pedal del acelerador o del freno.
  • Los coches para la conducción por la derecha tienden a ser más baratos ya que suelen producirse en volúmenes mayores que sus equivalentes por la izquierda; mientras, en países como Estados Unidos de América no se producen estos últimos modelos en absoluto. Es raro que un modelo se produzca sólo para la conducción por la izquierda, excepto en Japón y Australia. Sin embargo, en Europa, esta diferencia de precio sólo ocurre debido a los precios artificialmente inflados para los coches de Reino Unido. Estas diferencias de precio son a menudo prohibidas por regulaciones gubernamentales, como la Comisión Europea.

OTRAS DIFICULTADES

No esperes encontrar un cartel con traducción al español; los verás como en la foto de portada en muchos otros idiomas, pero es sabido que Shakespeare y Cervantes no se entendían muy bien. En cuanto a la clásica niebla londinense, qué le voy a explicar a un montevideano que cada invierno tiene momentos en que debe adivinar para qué lado de la rambla queda el mar. Y no se te ocurra aparecerte por la derecha en una subida porque definitivamente la quedás, te contratan en el museo de cera.

Las diferencias culturales con los ingleses te alcanzarán apenas te pongas al volante, pues el tablero de instrumentos estará en millas. Esto, que también sacamos de la Wikipedia, (no intentamos pasar por expertos) implica que si vemos un límite que pone “30” y nuestro tablero está en kilómetros/hora, no hay que conducir como mucho a 30 km/h, sino a 30 millas/h, es decir, a 48 km/h. Y viceversa. Hay maneras de transferir mentalmente las velocidades de millas a kilómetros pero, si querés un consejo, mejor adaptate a no sobrepasar a ningún británico… a menos que maneje como una tortuga, lo cual es infrecuente.

Las distancias viales están marcadas en yardas y en millas, medidas que no solemos utilizar. Más complicado es el tema del idioma más allá de lo elemental, porque el vocabulario específico a conocer va más allá del STOP. Por ejemplo, ¿qué es una winding road? Pues mucha curva. También de las dos urls que ponemos al final, sacamos orientaciones en cartelería como las que extractamos.

    • Slow, escrito con letras grandes en el firme de la vía. Indica “lento”, debe disminuir la velocidad.
    • Keep clear, también escrito con grandes letras en el suelo de la vía. Significa “mantener libre”. También tienen el mismo significado rectángulos o cuadrados de rayas cruzadas de color amarillo. Tienen por objeto que los conductores dejen espacios libres que faciliten la circulación en otras direcciones, evitando que las grandes colas en una dirección perjudiquen el tráfico en general. Procure no ocupar estos espacios cuando el tráfico en su dirección está parado.
    • Semáforo en ámbar (amarillo), aparte del significado europeo (“precaución, cambio de semáforo en rojo”), en el Reino Unido los semáforos también se ponen en ambar antes de cambiar a verde.
    • Aparcamientos. En algunos apartamentos de tickets, se deben introducir los tres últimos números de la matrícula, antes de introducir la moneda para un determinado tiempo.
    • Respetar los límites de velocidad. Hay cámaras fotográficas que se disparán si se sobrepasa la velocidad límite indicada. Se encuentran en vías especiales y hay una señal que indica de su existencia.
    • Speed Watch Community. En los pueblos y ciudades pequeñas a la entrada hay un aviso de la existencia de una “Speed Watch Community”, es decir de una comunidad ciudadana que es vigilante con los excesos de velocidad al circular por el entorno habitado en cuestión. Algunas de estas comunidades tienen hasta página web.

Finalmente, todos aseguran que aunque el primer día manejarás con legítimo temor, en pocos días te sentirás perfectamente bien y concluirás que a los ingleses no les faltaba razón para resistir cambios que pueden resultar innecesarios. ¿O no?

http://www.circulaseguro.com/via-y-climatologia/conducir-por-la-izquierda (fotos)

http://www.euroresidentes.com/viajes/paises/inglaterra_reino_unido/consejos_conducir_izquierda.htm