ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Semana de Turismo, esa religión

El país más laico le arrancó su significado religioso, pero le impregnó su propia descreída mística.

Prueben explicar en el exterior que oficialmente acá se le denomina Semana de Turismo, que también se la llama Semana Criolla o Semana de la Cerveza  y que a todas las festividades religiosas las despojamos de su devoto significado. Es un fenómeno tan singular como que en el siglo XX solo tuvimos tres presidentes católicos. En cambio, todos hacían turismo en Turismo. O de lo contrario, iban a la ferretería en busca de pintura, porque también es temporada alta de reparaciones.
Por Damián Argul

Esta semana que los uruguayos llamamos de Turismo, buscando sacarle toda connotación confesional, se ha transformado en un culto obligatorio al Turismo. El que puede se va,  se raja, huye o lo que sea, ya que quedarse en casa produce distintas sensaciones de no hacer lo que  se debe hacer,  eludir algo obligatorio, estar en falta.


Quedarse es una frustración que aumenta a  medida que vemos partir a los parientes, los amigos y especialmente los vecinos. Quedarse en casa, lo que se llama hoy “staycations” puede ser muy agradable, pero resulta imperdonable.
De este modo los uruguayos preparamos el auto, las valijas, los pasajes o lo que sea y nos vamos, que es lo importante. ¿Quién dijo que partir es morir un poco? Todo lo contrario, esperamos la partida para vivir un poco.
Mezclando modalidades con destinos, hemos ido marcando tendencias entre las que reina, cuando es posible, la parrilla, incluso durante el Viernes Santo, cuando muchos le ponen encima alguna corvina o bagre,  sargo o pescadilla de red.
Para cumplir este rito, estas son algunas de nuestras preferencias:


-Reuniones familiares. Época donde coinciden licencias y vacaciones la reunión familiar se impone. Mucha gente viaja al interior, de donde son originarios o donde tienen parte de la familia. También del interior vienen a Montevideo, para además de disfrutar la ciudad,  hacer escapadas cercanas a Atlántida, las Sierras de Minas, o a la cada vez más popular Barra del Santa Lucía. (Se alquilan distintas embarcaciones, algunas, por supuesto, con parrillero.  Si el lugar de reunión es una casa en la playa o en el campo, tradicional lugar de encuentro familiar, mucho mejor.

-Campamentos. Algunos empezaron, o empiezan, con una lona como techo y con el tiempo se han  ido sofisticando viajando con camiones llenos de los artefactos y víveres que hacen más placentera la aventura. Ya son comunes los equipos electrógenos, las pantallas LCD y no debe faltar algún equipo de aire acondicionado porrátil, aunque lo primordial son las vituallas y parrillas hechas a medida. Que nunca falte. Se acampa a la rivera de los ríos en departamentos como Soriano, con estupendos ríos como el Uruguay, el Negro o el San Salvador (en la foto). La cacería y la pesca son actividades lúdicas pero también de supervivencia, aunque las líneas de abastecimiento son debidamente establecidas ante cualquier eventualidad. Hay quienes, todos los años, navegan un río diferente, disfrutando una experiencia para la que se prepararon todo un año.

- Corredor Termal. Paysandú y Salto son destinos de otoño e invierno a con numerosos centros termales como Guaviyú, Almirón, Guichón(muy pintoresco), Daymán y Arapey con posibilidades de alojamiento para todos los gustos.
No todo es termas y son muchos los paseos que se pueden realizar.
Concordia desde Salto y Colón desde Paysandú representan dos escapadas a la Argentina, para disfrutar de su gastronomía y hacer algunas compras. En Colón se puede visitar el Palacio San José del héroe argentino Justo José de Urquiza. El palacio
cuenta con varios murales de un joven Juan Manuel Blanes.

-Grandes Acontecimientos. Es una semana rica en actividades en la que se destacan la Criolla de El Prado, la Fiesta de la Cerveza  Paysandú o el Festival del Olimar en Treinta y Tres.
Pero “el sueño del pibe” es para muchos  seguir la Vuelta Ciclista del Uruguay que en su 69ª edición recorrerá el país durante 10 días. Hay quienes siguen toda la carrera mientras otros asisten a las distintas largadas y llegadas de cada etapa, realizando también partes de su recorrido. A la belleza de los paisajes se suma la fiesta que viven a su paso los distintas ciudades, pueblos y villas. Uno de los recorridos más pintorescos son los tramos Tacuarembó-Ruta 30-Tacuarembó (141.10 kms.) Villa Ansina-Melo (145.20 kms.)y Treinta y Tres-Minas (165.3 kms.) que se corren el 3,4 y 5 abril.

-Rocha. Las costas de este balneario atlántico, con La Paloma como principal centro hotelera, tiene la ventaja de contar con múltiples atractivos para pasear y conocer:
Lás Cárcavas de la Pedrera, Cabo Polonio, el Bosque de Ombúes, los palmares de Castillo, Punta del Diablo, Laguna Negra, Camino del Indio, Laguna Merín y otras pintorescas rutas.
Son imperdibles la fortaleza de Santa Teresa y su parque, el fuerte San Miguel y la obligatoria visita al Chuy para despuntar el vicio de las compras y disfrutar de un “espeto corrido”

-Argentina. Los uruguayos deben ser los mejores y más leales clientes del Turismo Argentino, algo que no se recuerda suficientemente. Como tales, muchos se aprestan a visitar El Calafate, los Lagos del Sur, las Sierras de Córdoba, el Noroeste, Mendoza e Iguazú entre otras maravillas.
La vedette es siempre Buenos Aires, que espera a los visitantes con el musical Mamma Mía en el Teatro Opera y una amplia gama de restaurantes donde disfrutar una vigilia gourmet: nL’Atelier de Celine (cocina francesa) Club Serrano (Tabla de Mar) y Morriña, cocina gallega en Las Cañitas. Para recorrer: la Milla de los Museos,15 museos y espacios culturales entre Palermo y Retiro.
Un viaje a las tradiciones criollas: San Antonio de Areco, todo un pueblo y sus alrededores dedicados a la cultura gauchesca.
En el Parque Criollo y Museo Gauchesco (Casa de Ricardo Güiraldes) donde se encuentran importantes obras de Pedro Figari. (A 113 kilómetros de Buenos Aires.)


-Florianópolis. Un destino cercano donde casi siempre es posible disfrutar de sus  42   playas, con una temperatura cuyos máximos, en esta época, oscilan entre los 26º y 29º grados. En el marco de una deslumbrante belleza natural,  Florianópolis es una  ciudad para hacer  playa, disfrutar de paisajes rurales, ecoturismo, animada vida nocturna, surf, o deportes extremos.
Entre los muchos paseos que se pueden hacer por barco o por tierra es aconsejable conocer la Fortaleza de Santa Cruz de Anhatomirim, Ribeirão da Ilha (en la foto) que conserva ejemplos de la arquitectura colonial construidos por los inmigrantes provenientes de las Islas Azores y en el centro de la ciudad el histórico Mercado Municipal, ,la plaza XV de Noviembre- con su centenaria higuera, la Catedral y la Aduana, centro de una interesante movida.
Las opciones de alojamiento son múltiples y para todo los bolsillos, siendo muy común alquilar apartamentos y casas, ideales para cultivar la tradicional parrilla, aunque no hay que olvidarse de probar una “secuencia de camarones” ni visitar el icónico Bar do Arante, en Barra da Lagoa.

- Viaje Largos. Para viajes entre siete y nueve días, nada más aconsejable que elegir un solo destinos, de esos que todos los días podemos descubrir alguno nuevo e interesante. Praga, Madrid, Paris, Florencia, Estambul o Nueva York son esas ciudades inagotables en las que el tiempo nunca alcanza.
En esta línea, especialmente para viajes familiares, nada más recomendable que Orlando y sus numerosos parques temáticos, donde todo está pensado para agradar y entretener a los visitantes. Pero es necesario abstraerse a su seducción. La propia ciudad, obviada por la mayoría de los viajeros, es muy interesante como ejemplo de ciudad estadounidense, que tiene un circuito histórico, característico del Viejo Sur y Winter Park (en la foto), un elegante reducto de restaurantes y tiendas. El área tiene más de cien lagos, en muchos de los cuales se practican deportes acuáticos.
No está demás recordar que el 5 de Abril en el Amway Center de Orlando juegan los Magics con los Nicks. Nada menos.

- Celebraciones Religiosas. Cuando cruzamos nuestras fronteras, en cualquier dirección, la Semana de Turismo pasa a llamarse Semana Santa y se celebra en buena parte del Mundo, de Tierra Santa a Filipinas y de Sevilla a San Miguel de Allende en México.

Más cerca, en Puerto Madryn (Chubut, Argentina) se realiza el Vía Crucis submarino.  Se trata de catorce estaciones, las dos primeras en seco y ya las siguientes son totalmente submarinas hasta la décimo primera, ya que cuando se salga a la última estación se verá salir a medio centenar de buzos portando la cruz hacia la orilla llegando así al cierre de la procesión.  Quienes quieran un poco más de calor pueden elegir viajar a Nova Jerusalèm, Pernambuco, donde todas las tardes se representa la Pasión de Cristo, un espectáculo al aire libre con la participación de 550 actores y extras, que un área de cien mil metros cuadrados de una ciudad-teatro, recorren numerosos y espectaculares escenarios. Para alojarse puede ser conveniente hacerlo en Recife (a 180 kms.) o su vecina, la encantadora Olinda. De este modo se puede combinar con alguna de las playas del litoral pernambucano.
Si todavía no te decidiste a viajar no es necesario decir que  queda poco tiempo para que decidas.
Si tu idea es un viaje “a tu aire” de acampar o dormir donde caiga la noche, las opciones son varias, aunque no siempre las más cómodas sin desconocer el sabor de la aventura.
Si te gusta viajar con todo previsto, posiblemente encontrarás algunos lugares en las excursiones de ómnibus que recorren la región.
Para viajes organizados en avión, lo más indicado sería acudir a la agencia más cercana, donde también te pueden solucionar la reserva de hotel.
En Uruguay los hoteles están a tope, aunque posiblemente en Maldonado y Rocha, por su mayor disponibilidad, todavía
podés conseguir alojamiento. Si viajás entre el viernes 30  de marzo  y el jueves 5 de abril, las posibilidades de conseguir una estancia rural o lugar en las Termas  u hoteles en Buenos Aires, son mayores.


Y si en tu familia nadie se pone de acuerdo, o si no conseguiste hotel, podés volver a tu casa, pintarla o repararla,  descansar y disfrutar de tu parrillero, con carne o pescado. Porque Semana de Turismo es temporada alta también para las ferreterías.