ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

El tesoro de las Masilotti (2)


 ¿Pero hubo alguna vez un tesoro? Alberto Moroy supone que sí y hasta lanza nuevas hipótesis, si todavía existe, no estaría en el Cementerio Central.

  Este artículo se disfruta mejor si se lee también  que lo antecede, denominado “Los Misterios de la Casa Ximenez” 1 ( http://viajes.elpais.com.uy/?p=11050) lo cual explica los números. El Editor dirigía la redacción de El País durante la segunda, tercera y cuarta incursión de las hermanas Masilotti. Alberto fue generoso cuando calificó las especulaciones periodísticas; en realidad todo era una especie de locura colectiva en la cual cualquier hipótesis era de recibo. Cundían los rabdomantes que buscaban túneles con una varita,  murmuraciones sin sustento alguno sostenían que el tesoro era el origen de algunas fortunas montevideanas, el Cementerio Central estaba cribado de perforaciones durante las cuales encontraron tuneles y más túneles, aunque nunca se supo dónde terminaban ni por qué se hicieron. Porque las hipótesis, aunque absurdas, se abandonaban antes de confirmarlas o desmentirlas. El editor de Viajes fue uno de los que recorrió el Cementerio Central para conformar sus propias hipótesis ¿por qué no?. Al fondo del Cementerio encontró unos nichos viejísimos, con fechas coincidentes con el pasaje por Montevideo de Mastai Ferreti. Eran tumbas masónicas y los funcionarios del cementerio acreditaron que jamás habían sido abiertas. Entonces el editor se planteaba que si él hubiera escondido un tesoro, jamás lo hubiera enterrado en un cementerio, donde todos los días hacen agujeros. Tampoco lo iba a guardar por siglos, sino apenas por algunos años. ¿Qué mejor que adquirir un nicho y fraguar un enterramiento con un féretro lleno de valores y luego volver? Hizo llegar la reflexión a quienes buscaban el tesoro  y le dijeron que estaba demente. Lo cual era cierto, antes y ahora. Más probable parece la inédita hipótesis de Alberto Moroy,  Así que leé el artículo y luego como bobeando andá a curiosear a la Casa Ximénez.                                           

 La relación de la casa de Ximenez con este articulo, tiene que ver con el alojamiento en ella durante la estadía en Montevideo de Mastai Ferreti (futuro Pío IX) en la comitiva que viajaba rumbo a Chile en diciembre de 1824  y tambien con una serie de versiones que lo relacionarían con el tesoro de las Masilotti, aduciendo que Mastai era el abuelo de estas hermanas Para que usted juzgue y ademas opine, le trajimos este relato que aunque fantasioso, tiene algunas coincidencias que nos hacen dudar ¿O acaso creen que estas hermanas Masilotti se gastaron una fortuna alla y entonces solo por rumores? ¿Sera que equivocaron el lugar de búsqueda y la capilla y bóvedas que no encontraron en el cementerio central,  seria la de la casa Ximenez y las bóvedas las pegadas a esta casa? Tal vez el tesoro lo encontró otro, sin embargo le presentamos una hipótesis que aunque difícil podria tener asidero.

El Futuro Papa Pio IX

 Giovanni Maria Giambattista Pietro Pellegrino Isidoro Mastai Ferretti Sollazzi (asi de largo era su nombre)  para los uruguayos simplemente Giovani Ferretti -Mastai. Había nacido en Sinigallia Italia sobré el litoral adriático, el 13 de mayo 1792, hijo del conde Jerónimo Mastai Ferreti. Fue enviado a los once años al colegio de Volterra, salió de allí a la de diez y siete años, y terminados sus estudios vino a Roma, donde tenia un tío prelado. Mucho tiempo dudó en consagrarse sacerdote, por hallarse atacado de epilepsia; pero confortado por Pío VII dijo la primera misa en 1819.

 

Mastai estudiante/ cuando vino a Montevideo / Papa Pío IX

 El tres de Julio de 1823 partía de Roma, Giovani Mastai.Ferreti como compañero del señor Muzi, el señor Sallusti, en carácter de secretario, un padre llamado Raimundo Arce de los dominicos reformados de Santiago de Chile, el representante de esta Nación (Chile) don José Ignacio Cienfuegos, y un padre Luis Pacheco de la orden de observantes menores de Buenos Aires. Toda esta comitiva salió con dirección a Génova, donde los viajeros se detuvieron pocos días, hallando presto a trasportarlos un bergantín francés, llamado la Eloísa.

 El viaje a Chile de la comitiva eclesiásticas y los prolegómenos del mismo fueron relatadas por Domingo Faustino Sarmiento en el año 1848 cuando estaba en Chile. En Enero de 1824 Muzi , Mastai y otros llegaron a Montevideo por casualidad, ya que en varias oportunidades estuvieron a punto de zozobrar. Poco se detuvieron allí , partiendo para Buenos Aires. La mañana siguiente del tres de Enero, el Supremo Gobierno mandó un bellísimo bote suyo con cuatro comisionados para recibir a Monseñor Muzi, su compañero  Giovani Mastai y comitiva.

Los viejos exclamaban: “Bendito, el que viene en nombre del Señor” y así acompañados, hasta la famosa fonda de los Tres Reyes (Santo Cristo, hoy  calle 25 de Mayo, a pasos de la Plaza de Mayo) , encontraron puesta una mesa suntuosa, con treinta cubiertos y manjares. A los pocos días, era tanto el gentío que los aclamaba que el gobierno ( Bernardino Rivadavia ,omnipotente ministro del gobernador Martín Rodríguez), temiendo una sublevación popular, les pidió que partieran.

El viaje por tierra a Chile fue un martirio. Permanecieron en Santiago poco tiempo: desde el 7 de marzo hasta el 19 de octubre de 1824. El 30 de octubre del mismo año partieron nuevamente hacia Montevideo donde de quedaron dos meses y medio para luego partir el 18 de febrero de 1825.

Viaje a Chile del canónigo Mastai Ferrett ( D.Faustino Sarmiento) “Súper interesante”

 http://www.proyectosarmiento.com.ar/trabajos.pdf/vidadelpapa%20(1848).pdf

 Se sabe poco cual era el objetivo de esta comitiva eclesiástica a Chile. Se dice que fue por pedido de Bernardo O´Higgins, pero cuando llegaron este ya había abdicado el 28 de enero de 1823. Lo concreto es que la iglesia y el General Ramón Freire, liberal y “lautarino”, que sucedió a O´Higgins, se llevaban muy mal.

En septiembre de 1824 (durante su estadía) los bienes del Clero fueron confiscados con la excepción de los elementos propios del culto “para que no sean distraídos en atenciones profanas”. Vale la pena recordar que monseñor Muzi, Mastai-Ferreti y otros de la comitiva partieron raudamente de Chile, como si los hubiese corrido el mismo diablo, vía Valparaíso ¿Salieron con las manos vacías o pudieron rescatar algo? ¿Acaso el tesoro de la iglesia Chilena fue embarcado como antesala de la expropiación? ¿Será esto parecido a la historia de los Jesuitas? ¿Porque después de llegar a Gibraltar (6 de mayo de 1825) fueron escoltados por una corbeta sarda de 24 cañones? ¿Llevaban objetos de valor que temían ser abordados por corsarios? ¿Cuando vinieron no necesitaban escolta pese a que habia corsarios? ¿De donde salio el dinero  del Monseñor según el relato de abajo ?  El tesoro tiene verosimilitud con los autores mencionados y tambien con las joyas incaicas, no se nos escurriría confirmarlo en esta época ya que poco sabemos de los mencionados autores, salvo Michelangeno Buonarroti.

Relato en el Mediterráneo (porción  un comentario ref. al viaje)

“Por esos dias el capitan de navio que debía llevarnos a Génova mostró algunas dificultades pàra seguir el viaje. Su carga consistía en casi todo en dinero en efectivo una suma de ochenta mil escudos y como ya era cosa conocida que el la llevaba temía por los corsarios del mediterráneo que pudieran darle una sorpresa. Es cierto que existían corsarios con bandera de Colombia o de algún otro estado independiente de America y en consecuencia perseguía solo a los españoles , pero la avidez del dinero hace pasar muchas veces sobre las leyes, lo que causaba temor. El capitan agregaba que se habia esparcido la noticia de que en su navio habia quinientos mil escudos, incluido el dinero del monseñor, pero a mi entender creo que lo de su propiedad ascendía a diez o a lo mas doce mil escudos. Una feliz coincidencia quito toda dificultad. Un corbeta de guerra del rey de Cerdeña habia terminado sus negociaciones y regresaba a Génova El capitan tomo la buena ocasión para que nos patrullara a lo que accedió por deferencia al vicario de su Santidad y nos hicimos a la vela hacia el medio dia del 25 de mayo.

El tesoro de las  hermanas Massilotti

 En diciembre de 1950, arribó a Montevideo una ciudadana italiana llamada Clara Masilotti, dispuesta a tramitar los permisos que fuesen necesarios para efectuar excavaciones en el Cementerio Central, en búsqueda de un tesoro. Los periodistas no perdieron pisada de la Sra. Masilotti cuando ésta, acompañada por autoridades municipales, recorrió brevemente el Cementerio Central a fin de explicar con claridad sus intenciones. Cada tanto, extraía de su bolsillo un pequeño mapa, que consultaba para sí. Al llegar al Panteón Nacional se detuvo y señaló el lugar donde pretendía iniciar las excavaciones. La autorización le fue concedida, con la condición de que comenzara a excavar desde fuera del Panteón, a fin de no dañar su estructura. Dicen que el tesoro habia sido escondido por el abuelo de Clara durante el sitio a la ciudad de montevideo que duro desde 1843 a 1851, que valía seis o siete millones de dolares de entonces.

Cementerio Central ( Montevideo)

 http://www.mundomatero.com/estampas/masilotti.html

http://treasure-of-the-masilotti.com/

La búsqueda en el cementerio Central

 http://el-area-51.blogspot.com/2008/01/el-tesoro-de-las-masilotti.html

http://www.enlacesuruguayos.com/el_tesoro_de_las_masilotti.htm

El 21 de mayo de 1951  cuando comenzaron los trabajos, comenzó la primera especulación de la prensa: se trataría de un tesoro que Garibaldi habría ocultado para financiar su ejército antes de regresar a Europa (Volvieron a probar suerte en 1956 y 1971). Cuando esa teoría perdió fuerza, fue sustituida por otra: el abuelo de las hermanas Masilotti sería hijo del Papa Pío IX con una joven uruguaya. Queriendo garantizar el bienestar de su hijo oculto, Pío IX habría enviado una serie de riquezas que constituirían el tesoro buscado. Y las teorías seguirían: la siguiente especulación apuntaría hacia la Sociedad Carbonaria. El padre de las hermanas Masilotti había estado en Montevideo en dos oportunidades, en 1874 y en 1904. En su segundo viaje quedó atrapado en plena guerra civil, siendo baleado en el conflicto y debiendo huir apresuradamente del país, lo cual no le habría permitido actualizar debidamente el plano del tesoro que tenía en su poder.

 Diario Acción 1956

 En diciembre de 1956, el diario “Acción” citó un artículo de El País que involucraba al Papa Pío IX en el origen del tesoro. Según esta versión, el entonces Juan María de Mastai-Ferreti, que vino a Uruguay en 1824, habría tenido un amorío con una joven uruguaya del que nació un niño, el abuelo de las Masilotti. Luego, regresó a Europa y décadas mas tarde fue ungido como el Papa Pío IX. No habría perdido contacto con su hijo y para asegurar su bienestar envío un tesoro, que éste ocultó en el Cementerio Central. Es decir, según esta hipótesis, las Masilotti serían bisnietas de un papa. Hacia mediados los años ‘50, las Masilotti habían gastado en la quijotada; 240 mil pesos oro según cálculos del diario “Acción”-

 El tesoro

 La lista de objetos que según dicen componía el tesoro que buscaban las Masilotti era “un popurrí”, no obstante muchos de ellos según los dichos, pertenecerían a una cultura incaica bastante alejada de nuestra realidad  cultural y si común al altiplano, los que tal vez hallan podido pasar a Chile con la liberación del Perú. Incluía entre otras cosas: Un bosquejo de Miguel Ángel para su estatua del Papa Julio II, escritos originales de estudiosos españoles del siglo XVI: Francisco de Vargas, Juan de Valdez, el fraile Juan de Acosta y el fraile Blas Valera entre otros; escritos de Antonio Pérez, secretario del rey Felipe II de España, acerca de la relación entre el rey y la Inquisición; coronas, cálices y vasos de oro y plata; barras de oro y plata; máscaras mortuorias incaicas; figuras ceremoniales incaicas de oro puro; diversas joyas; una figura de pez de 18 pulgadas de oro puro; vasijas ceremoniales incaicas de oro puro y guantes funerarios realizados en oro puro de la cultura Lambayeque.

La verosimilitud de las referencias del tesoro

  • Cuentan las crónicas que el 26 de noviembre de 1506 Miguel Ángel se encontró finalmente en Bolonia con Julio II. No tuvo ni siquiera tiempo de cambiarse las botas, fue conducido a presencia de Julio II, ante quien se arrodilló. El Papa lo reprendió: “En lugar de venir tu a mi encuentro, has esperado a que sea yo quien te encuentre a ti”. Miguel Ángel pidió perdón con voz firme, por no haber podido soportar ser expulsado. Un cardenal del séquito papal intervino, pidiendo al Papa que le perdonara, porque la gente como el era ignorante en cualquier cosa que no fuera su arte. El Papa se enfadó, golpeando al cardenal con una maza, le dijo: “Ignorante eres tú que le tratas de villano, cuando no lo trato ni yo”, y acto seguido lo hizo expulsar a empujones por los palafreneros. Habiendo así desfogado su cólera sobre el cardenal, perdonó a Miguel Ángel, y le hizo regalos, encargándole una estatua con su imagen en bronce, de cinco brazos de altura,
  • Blas Valera “el primer historiador peruano” o también como “el Cronista fantasma”, porque no se ha conservado ninguna obra de él.De lo que se sabía de Blas Valera era, que fue chachapoyano, siendo hijo del conquistador español Luis Valera y de la indígena Francisca Pérez. 
  • Juan de Valdés (Cuenca, 1509 – Nápoles, 1541), humanista, erasmista y escritor español.Son pocas y vagas las noticias que se tienen de sus primeros años. Estudió en Alcalá de Henares y a principios de 1528 comenzó su correspondencia con Erasmo de Rótterdam. Entró al servicio del marqués de Villena, periodo decisivo en su formación religiosa. Al aparecer su primer libro, Diálogo de doctrina cristiana (Alcalá de Henares, 1529), se le denunció ante la Inquisición, por lo que decide trasladarse a Italia, donde residió hasta el fin de sus días, habiendo sido gentilhombre de capa y espada en la Corte de Clemente VII 
  • Francisco de Vargas y Mejía (b. Madrid , en fecha desconocida, y murió en el Jerónimo monasterio de la čísla en 1566) fue un diplomático español y escritor eclesiástico. 
  • Antonio Pérez del Hierro (Valdeconcha, Guadalajara, España; 1540 – París, Francia; 7 de abril de 1611).1 fue el secretario de cámara y Secretario del Consejo de Estado del Rey de España Felipe II. Era hijo de Gonzalo Pérez secretario, a su vez, de Carlos I de España. Juzgado culpable en los cargos de traición a la Corona y del asesinato de Juan de Escobedo, se acogió a su ascendencia aragonesa (la familia procedía de Monreal de Ariza) para huir de España gracias al Justicia Mayor de Aragón.Antonio Pérez dejó diversos escritos, que tratan de justificar su conducta. Destacan las Relaciones publicadas, bajo el pseudónimo de Rafael Peregrino, en París en 1598, y Cartas, cuyo valor literario ya fue señalado en el siglo XVIII..

Biblioteca en Perú alrededor de 1811

En sus inicios la biblioteca contaba con 11.000 libros que provenían de las confiscaciones que realizó el gobierno del Virreinato del Perú a la orden de los Jesuitas que fueron expulsados de los dominios españoles en 1767. La orden de los jesuitas mantenía una biblioteca copiosa de diversas ciencias y humanidades en Lima.

Sin duda lo del tesoro de Masilotti fue uno de los hechos más impactantes de aquellos días, todavía hoy muchos lo recuerdan. Resulta difícil pensar que alguien como las hermanas Masilotti hayan gastado tanto esfuerzo y fortuna personal,  250 mil pesos de la época en esta tarea. Por ese entonces la ex  casa de Gardel, en la calle Pablo Podesta fue adquirida por el gobierno en $83.000, sabiendo que nunca compra barato, podríamos decir que la cifra mencionada correspondería hoy a 4 casas como la de Gardel ( atribuida)

 Sitio web de la Familia Masilotti

http://treasure-of-the-masilotti.com/Family-Line.html

 Observaciones del autor

 Si existió o no el tesoro queda liberado al imaginario popular, muchas cosas no coincidían, el plano mostraba una capilla que nunca existió. La posibilidad de que el abuelo de las Masilotti haya sido el hijo engendrado en Montevideo de Mastai- Ferreti suena difícil por un problema cronológico; de que el tesoro haya sido de los “Carbonarios” es poco probable; de que fuese de Garibaldi resulta una incógnita. En todos los casos vale la pena aclarar que Garibaldi arribó a Uruguay el 28 de mayo de 1837 o o sea años.más tarde el  futuro Papa Pío IX  y que este lo puso en su “lista negra”, pese a que lo llamaban el diablo rojo.

Tal vez el dato que tenían las hermanas Masilotti en relación al tesoro era cierto, simplemente confundieron las bóvedas del Cementerio Central con la antigua zona de “Las bóvedas” donde estaba la casa Manuel Ximenes y Gómez, edificada hacia 1816 o 1817 y ubicada el la rambla 25 de agosto de 1825 No.586, entre Juan Carlos Gómez e Iuzaingo. Esta era una de las casas donde se alojo Mastai -Feretti (Pío IX) y su comitiva durante su estancia en Montevideo. En la planta baja tiene “una capilla”. ¿Será la que no encontraron las hermanas Masilotti?

Al fondo la capilla de la casa Ximemez / Restos de las bóvedas

 Puerto de  Montevideo  1820

 Como para seguir el miesterio

 Las Bóvedas

Las bóvedas eran 34 que abarcaban 200 metros de largo y 60 metros de ancho, todas unidas entre sí formando una L. Eran un conjunto de grandes CASAMATAS, las cuáles se empezaron a construir en 1794 y se terminaron en 1806. Las construyeron los vecinos, militares, y dirigieron las obras Vicente Garzón y Martín Correa. Estaban hechas de piedra y ladrillo.

 Pío IX en camino al fin del poder temporal

En 1846 el cardenal Juan María Mastai-Ferretti inicia el que será el mas largo pontificado de la historia y tambien uno de los mas turbulentos. La reacción contra los regimenes absolutistas en gran parte de Europa que hace crecer el clima de descontento provoca en la península la primera revolución. A comienzos de 1848 el rey sardo-piamontés Carlos Alberto le declara la guerra a Austria, toma el poder y declara la primera republica romana, tras la negativa papal a sumarse a las hostilidades. Tras la derrota piamontesa en Novara a manos de los austriacos Carlos Alberto debe abdicar a favor de su hijo Víctor Manuel II (Vittorio Emanuele de Saboya). Entretanto el Papa ha tenido que huir de Roma atacada desde el sur por milicias italianas encabezadas por Garibaldi y recuperara el poder recién dos años mas tarde tras ser recuperada por tropas de Luis Napoleón Su papado fue el mas largo desde San Pedro 1846- 1870.


Beato Papa Pio IX, murio en 1878,  beatificado el 30 de Septiembre del 2000