ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Aquél Montevideo taurino

Si a un tipo como Ernest Hemingway le gustaban los toros, ¿por qué no iban a gustarle a los montevideanos de antes? Alberto Moroy nos cuenta dónde estaban las plazas de toros que tantos viajeros atraían.


                                               
Este viaje en el tiempo, trata de refrescar los 161 años la historia de la tauromancia uruguaya (1776-1937). Usted podrá ubicar cada coso (Plaza de toros) en un mapa callejero de Montevideo (Google Map) o en Google Earth por sus coordenadas, quedara sorprendido de las ubicaciones que tuvieron y del tamaño de algunas de ellas como la Plaza de toros de la Unión, (foto abajo) donde las calles en la cual estaba ubicada (Purificación, Odense, Trípoli y Pamplona) aun conservan su trazado.
 
Plaza de toros año 1776
Ubicación calles Maciel, Sarandí, Guaraní y Washington a la altura de la escollera Sarandi
Ubicación geodesica 34°54’32.92″S 56°12’40.70″O
La primera plaza de toros en nuestro país se construyó en el año 1776, en Montevideo En ella se realizaron corridas durante cuatro años a beneficio del Hospital de San José y la Caridad – para el mejoramiento de las calles, carentes de pavimento. Este citado coso, construido totalmente en madera y de forma octogonal, subsistió hasta 1780. En 1789 se levantó otro recinto en la Plaza Matriz que duró hasta 1790 Mas tarde en un circo levantado en la calle mercado se llegaron a celebrar hasta 122 espectáculos.
 
Plaza de toros Matriz 1823
Ubicación calles Sarandi Ituzaingo Juan C. Gomes y Rincón
Posición geodesica 34°54’23.90″S 56°12’12.29″O
Durante la dominación portuguesa, en el año 1823 se reanudaron los espectáculos taurinos. La propia Plaza Matriz, acondicionada a tales efectos, sirvió de ámbito físico, instalándose las autoridades en el piso superior del Cabildo y Reales Cárceles a fin de presenciar apropiadamente la acción.
 
Plaza de toros (Mercado de la Abundancia)
Ubicación calles San José y Yi
Pocision geodesica 34°54’24.45″S 56°11’20.21″O
Finalizado el dominio español subsiste el interés de un sector de la población por este tipo de atracción, estableciéndose en el año 1835 una plaza en el lugar actualmente ocupado por el Mercado de la Abundancia aún sin urbanizar a cargo de la empresa Sierra y Anaya. El establecimiento funcionó hasta el año 1842 fue derribada por motivos de defensa de la ciudad sitiada por las tropas “blancas” del general Oribe
 
 
Mercado de la Abundancia
 
Plaza de la Union   
Ubicacion calles  Purificación, Odense, Trípoli y Pamplona
Posicion geodesica 34°52’9.13″S  56° 8’27.39″O
El estadio taurino denominado ” La Unión “, el  más grande con que contó la capital – y nuestro país – se inició en el año 1852, .Arquitectónicamente presentaba una planta de forma circular, de unos cien metros de diámetro, con una serie de gradas concéntricas con capacidad para unos 12.000 espectadores. El recinto ocupaba una superficie total de 6.082 metros, el diámetro externo de la plaza era de 100 metros y el coso estaba adornado con 36 bóvedas. Esta plaza duró en pie hasta 1923, fecha en la que fue demolida, después de haber sufrido dos incendios en los años 1869 y 1871.La ultima corrida fue celebrada el 2 de Marzo de 1890 a beneficio del Hospital Asilo Español.
 
La muerte de un ilustre torero
Punteret (Joaquín Sanz Almenar)  nació en Játiva, provincia de Valencia. Torea ahí, a los 24 años de edad, y deja ver cualidades fijas y prometedoras. Es hasta el 19 de diciembre de 1880, cuando se realiza su presentación en Madrid, como banderillero, y el año siguiente, 9 de enero, vuelve a la capital de España como matador de novillos, o segunda espada, en unión de Juan Pastor. A fines de 1885-86 hizo campaña en Montevideo, donde había corridas de importancia y con las figuras del momento. El día era el 26 de febrero de 1888, en la plaza de la Unión de la capital uruguaya y se suscitó el percance trágico a este obcecado diestro quien, en un arranque de pundonor (amor propio) y obcecamiento, trató de banderillear sentado al toro “Cocinero” en una silla. Su arrojo le costó la vida fuera de la patria. su actitud tan descabellada se consideró como un suicidio.
 
 
La Plaza de Toros de la Union y el torero Punteret

 Plaza toros Villa Colon
Un coso (plaza de toros) de carácter portátil que por aquellas calendas fue regentado por la sociedad “Curro Cúchares”. (Francisco Arjona Herrera) El periplo de actividad de este coso se extendió desde 1894 hasta el mes de julio de 1899.
 

Curro Cuchares
 
Plaza del Campo Euskaro
Ubicación calle Coraceros y Uruguayana
Ubicación geodesica 34°51’56.86″S 56°12’49.22″O
Fue inaugurada el 6 de enero de 1900 y que cerró sus puertas el 20 de enero de 1901. Construida por Juan Pedro y Bernardo Gazet, la plaza era de madera, con un diámetro de 30 metros de ruedo y era capaz para albergar 6.500 personas y con 50 palcos. En esta plaza actuó en espectáculos incruentos la llamada “Cuadrilla de Niñas Toreras” que dirigía Emilio Soler “Canario” y en la que como matadoras figuraban Isabel Cerro (Joseita), Lola Salinas y María Soriano, a quienes auxiliaban las banderilleras Asunción Gregori, Dolores Calafeu y Francisca Díaz
 
EL Real de San Carlos (Colonia)

Ubicación geodesica 34°26’12.23″S 57°51’54.54″O
Si bien en otras ciudades como Paysandú, Mercedes, Melo, Salto y Rosario Central, se llegaron a celebrar reuniones taurinas la plaza de toros de Colonia de Sacramento, era la más importante, con capacidad para 8.000 espectadores, se inició en el año 1908, inaugurándose el 9 de enero de 1910,
llegó a funcionar durante dos años, realizándose la última corrida en febrero de 1912. Durante la segunda presidencia de José Batlle y Ordóñez se sancionó una ley por la que se prohibieron este tipo de espectáculos en todo el país.
En tal ocasión se lidiaron astados de Juan Nandín por las cuadrillas de Ricardo Torres “Bombita” y Manuel Torres “Bombita”. Como sobresaliente hizo el paseíllo José Moyano y entre los banderilleros actuantes figuró el valenciano Vicente Gisbert “Pala”. El inmediato 2 de Febrero se repitió el mismo cartel de toreros, con la inclusión del rejoneador portugués Francisco Barreira, “Morgado de Covas”. Este coso, construido de hierro y cemento y de estilo neomudéjar, tenía un ruedo de 50 metros de diámetro. Contaba con un amplio callejón de metro y medio y tendidos rematados por dos filas de palcos. El recinto disponía además de todo tipo de dependencias, entre ellas: amplio patio de caballos, diez chiqueros, enfermería, capilla, sala de toreros y oficina.

 

 El Real de San Carlos, la Jornada de Gala de 1910 y Ricardo Torres “Bombita”

 
Plaza de toros del Cerro
Ubicación calles Japón, EE.UU., Patagonia y Filipinas
Ubicación geodesica 34°52’37.60″S 56°15’39.90″O
Fue una plaza de toros que  mandó construir Don Ramón Tabárez en sus dominios cerrenses. Sus inicios son imprecisos, pero pueden situarse a comienzos de siglo desarrollándose actividad hasta febrero de1927. Lució el sevillano José Gómez Ortega ( “Gallito” ) el 29/ 2/ 1920  Murio  en Talavera de la Reina, el 16 de mayo de 1920.

 

 Eduardo Pogio el unico torero Uruguayo


Esto decia un diario español         
                                                                                                                                                                                               Nació en Montevideo el 4 de octubre de 1914 y desde su primera juventud se aplicó a desbravar caballos en una hacienda de su padre; al presenciar una corrida en su país (que sería con toros embolados, porque allí no está permitido lidiarlos en puntas), sintió el deseo de vestir el traje de luces; fue peón de cuadrillas, y en 1946 recibió en Guayaquil (Ecuador) una alternativa de manos de José Pastor. Con estos antecedentes de tan bajo valor, se presentó en Barcelona el 25 de mayo de 1947 para que Juan Belmonte Campos le impusiera la borla de doctor en Tauromaquia. Y se la impuso, para que los que presenciaron tal corrida lamentaran que no revista la debida seriedad la concesión de un título que da patente de superioridad y categoría. Y decimos esto, porque dio el tal Poggio en dicha ocasión tales muestras de ineptitud, que tuvo en constante tensión nerviosa a los espectadores, temiendo que ocurriera algo lamentable. Agreguemos que en tal corrida fue Rovira segundo matador y que se lidiaron toros de don Marcelino Rodríguez, los cuales, merced a su nobleza, no causaron a Poggio un desavío. No volvió Poggio a vestir el traje de luces en España, ni aun haciendo saber en 1948 que renunciaba a dicha alternativa